4/12/07

Orden ¿para qué?

Publica el ABCD este sábado en portada tres artículos bajo el titular "El orden Natural", para celebrar los 300 años del nacimiento de Linneo y Bufón. Un orden para la diversidad animal es lo que buscó Linneo, e inventó un principio, o ley de la ordenación, llamado taxonomía, que produce un sistema formal para denominar y clasificar las especies. Su obra se llamó Species Plantarum (1753). Gran parte de esta clasificación ha sufrido drásticas alteraciones, pero son los principios básicos de su esquema, los que siguen vigentes. Esto es, la división en especies que se agrupan en géneros, y éstos en órdenes y éstos en clases. Los conocimientos de Linneo sobre los animales eran muy limitados (sabía más de plantas), así que sus categorías inferiores, como los géneros, eran muy amplias e incluían algunos animales con relaciones muy lejanas. Por supuesto que, después de Linneo, han existido muchos investigadores y con más medios para atender a algo más que la morfología a la hora de clasificar los organismos vivientes. Y, a poco que profundicemos en la botánica, zoología, microbiología, nos damos cuenta de que las clasificaciones, cada vez son más complejas por una sencilla razón: hay que atender a demasiadas cosas, no sólo a la forma o al comportamiento. Pero esto es como todo... para clasificar a "Manolo" lo mejor es decir: Manolo es Manolo. Todo lo demás que digamos de él será insuficiente. No por ello innecesario, superficial o desechable.

Me ha sorprendido el tono jocoso y algo irrespetuoso del primer artículo. Pero claro, si uno lo lee hasta el final, entiende su objetivo: relativizar el sentido de cualquier sistema formal para denominar y clasificar las especies, lo absurdo (en cierta manera) de la búsqueda de un orden dentro de la diversidad animal, o de cualquier cosa. El razonamiento que sigue el autor, bien puede llevarnos a pensar que la ciencia, solo engendra quimeras.

Pero os dejo con sus propias palabras:

"Recuerdo la sensación de asco que me produjo, hace ahora unos años, enterarme de que los hongos no son plantas.... Pero ¿cómo? ¿Los champiñones, los shitaki, los níscalos, los boletus no son plantas? Es evidente que tampoco son animales. Pero entonces ¿qué son? Aterrado, aprendí, ignorante de mí, que el mundo natural no se dividía en Animales, Plantas y Minerales como yo había aprendido cuando era niño, sino que existían nada menos que 6 reinos entre los seres vivos...: animales, plantas, hongos, protistas, eubacterias (antes llamadas moneras) y arqueas... Entonces, cuando como champiñones ¿qué es exactamente lo que estoy comiendo? Y por otra parte, si los microbios no son animales muy pequeñitos, entonces, ¿qué diablos son?. Se podría argumentar que mi forma intuitiva de entender y sentir la naturaleza podría ser materia interesante para un estudio fenomenológico pero tiene poco que ver con el análisis impasible de la ciencia, que basa sus clasificaciones en criterios objetivos e imparciales. Sin embargo ¿no surgen todos los intentos de clasificación de la naturaleza de una visión necesariamente antropomórfica? Y ¿no son todos, en el fondo, arbitrarios?

El artículo prosigue insistiendo en lo estéril que puede resultar cualquier intento de clasificación. Primero dice que Linneo no pudo superar a su gran maestro Aristóteles, y además "Linneo se equivocó al considerar a los hongos, plantas... un error que en ciertos casos ha pervivido hasta nuestro siglo. Y en su lista de meteduras de pata sonadas no podemos dejar de anotar la más voluminosa de todas: incluir a la ballena entre los peces... Un criterio tiene que ser necesariamente arbitrario... Las clasificaciones, lo sabemos... nunca son objetivas"


Pues hijo mío, si así me lo pones, me lo creo. Pero podría hacer muchas puntualizaciones a lo que dices: tu clasificación, no es inexacta, pero es simple y malintencionada. Además los arqueos (arqueobacterias, de archea -arcaico) y eubacterias no son dos reinos sino uno, el de los unicelulares procariontes (sin núcleo diferenciado)... Además, las arqueobacterias son extraordinarias, capaces de vivir en las condiciones más extremas, demostrando que puede existir vida, o "conservación por medio de la reproducción", en circunstancias extremísimas... Los hongos, pueden llamarse plantas... todo depende de lo que queramos ver en ellos. Si hablamos de las talofitas (atendiendo al talo o cuerpo vegetativo pluricelular no diferenciado en eje vascularizado; hojas, raíces...), tendremos que hablar de algas y hongos; y las algas, son plantas (muchas son fotosintéticas)... lo que pasa es que los hongos son talofitas terrestres y, lo más importante, adquieren nutrientes por absorción, vamos... que son heterótrofos, no autótrofos (como las plantas que uno pone en su casa), que no hacen fotosíntesis... pero esto, no sugiere lo que usted dice: si no son animales, ni plantas... entonces ¿qué son?... Si usted quiere saber lo que son, estúdielos y deje de relativizar.

No hay comentarios: