22/12/07

Pensando en infinitos copos de nieve

─ ¿Cómo es el cielo?, pregunto a una niña de 4 años.
─ "Pues plano y azul, ¿no lo ves?, es una cartulina... un techo azul", responde con seguridad e indiferencia... Y eso es lo que vemos, ni más ni menos. Una gran superficie que en ausencia de una fuente intensa de luz (como el sol) se muestra plagada de pequeños puntos luminosos. Eso, es lo que vemos, repito. Por muy lejos que miremos siempre "veremos" un fondo. El resto, todo lo demás, hay que imaginarlo.

Aquí dejo, para todos los que disfruten imaginando, el link de un artículo más que curioso:
"El universo sería intrínsecamente geométrico. Un físico norteamericano reformula la Teoría del Todo con un patrón matemático".

El título es chocante porque parece una tautología; no sé a que viene tanta pandereta... La geometría es algo que todos tenemos interiorizado, hasta los de letras. Quiero decir ─un poco a lo bruto─, que vemos como pequeños geómetras, que no tenemos otra forma de comprender las cosas, de hacerlas inteligibles. La lógica, el lenguaje, cada uno de los sistemas que desarrollamos para comprender y ordenar las cosas, son geometrías (euclidianas, no euclidianas o "pepelianas")... Medimos y calculamos. Tiramos líneas, observamos ángulos, movimientos, tendencias, medimos nuestra relación con las otras personas, analizamos nuestros sentimientos. No podemos evitarlo. Nuestra vida, vista desde lo alto, desde lo ancho y desde donde sea necesario, debe tener una forma en el tiempo que necesitamos dibujar (recrear) para obtener un hermoso dibujo de dimensiones desconocidas. Debe tener un principio y un fin más allá de lo inteligible... esto es lo que necesitamos, esperanza, un futuro que está por ver. Por desgracia, nuestros sistemas de representación tienen muchas limitaciones, la más importante y decisiva: el tiempo. Cualquier intento de representación nos obliga a reducir lo representado a "otro" tiempo que no es el suyo propio. Vamos... toda una falacia. Por desgracia, cualquier sistema para medir, calcular, analizar (estudiar) lo que vemos e imaginamos, necesita múltiples variables, tantas como para que resulte imposible visualizar (en un papel, en un ordenador que proporcione imágenes 3D, en la mente...) los resultados obtenidos.

Los físicos teóricos llevan bastantes años buscando la teoría del todo; un modelo conceptual (una geometría quizás) que incluya las 4 fuerzas que parecen controlar la materia: electromagnetismo, fuerza nuclear débil y fuerte, gravedad... Esta teoría serviría para conectar y asociar todos los fenómenos físicos conocidos, para explicar el origen de la masa. Se investiga la materia y la energía: de qué está formada, cómo se comporta, a qué está sujeta (qué determina su estructura, cómo ésta se mantiene, cómo se ve afectada por el entorno, por eso hablamos de "fuerzas")... Todos podemos pensar la materia, cortarla en trozos cada vez más pequeños hasta llegar al átomo, el trozo de materia más pequeño. Pero los físicos nos cuentan, desde hace tiempo, que el átomo parece un universo en pequeñito...(fermiones ─ quarks, leptones ─, bosones, ... ) donde no todo es masa definida y no todo es lo mismo siempre, sino que puede cambiar a otra cosa. Hay masa, hay momentos angulares, hay interacciones fuertes y débiles... agujeros... huecos más atractivos que otros para una partícula..., espacios... vibración... hay cuerdas, supercuerdas y branas, hay hasta 11 dimensiones. Un completo lío porque no es fácil estudiar algo tan pequeño sin perturbarlo. Es como si quisiéramos medir en un mismo instante, la posición y la masa de un balón de fútbol en un partido de duración infinita (vale, la metáfora es terrible, lo sé). Así que tenemos desde un modelo estándar de la física de partículas, que no incluye la gravedad, hasta complejísimas teorías M de supermembranas infinitas. Simplificando en extremo, solamente decir que, desde hace tiempo son las matemáticas las que predicen y, posteriormente, se intenta demostrar empíricamente esas predicciones.

Pero, ¿qué tiene que decir este físico aficionado al surf del que habla el artículo a todos los demás? Sencillamente tiene otro modelo que, de funcionar, demostraría que el universo es una estructura geométrica de una belleza excepcional. Y a mí esto ya me suena porque, desde que aprendimos el modelo atómico de Rutherford en el colegio, esto comenzó a dispersar belleza por todas partes. Todas las investigaciones pretenden descubrir el tipo de geometría que esconde el universo, intentan además verla ya, en el tiempo de todos los tiempos. Verlo todo a la vez, su principio, su fin o su eternidad: ser Dios. Por supuesto, nada que ver con lo conocido, nada reducible a "nuestras geometrías, nuestras representaciones". Es una auténtica locura resumir miles de millones de años a una "teoría", un dibujo, un modelo... Aunque resulta conmovedor, hermoso y maravilloso intentarlo. O al menos, imaginarlo. Vamos... otra historia de amor.

El artículo habla (o no) sobre el E8, un modelo matemático del cual una servidora no sabía nada de nada. Algo, por otra parte previsible, ya que no tengo ni idea de matemáticas y física.

La historia de este "modelo matemático" parece surgir a finales del siglo XIX como un problema planteado por el matemático noruego Sophus Lie para estudiar la simetría. No aparenta ser más que un complejo problema que supuestamente ha sido resuelto este año por un grupo de especialistas que han construido de forma teórica una estructura de 248 dimensiones (ojo al dato). Una fórmula que, planteada sólo en computadoras ocupa 60 gigabytes y, según los expertos, de ser escrita en un papel cubriría un área del tamaño de Manhattan. Esta estructura resulta imposible llevarla a la práctica. "Es una abstracción matemática. Se pueden hacer algunos dibujos, pero una hoja de papel tiene solo dos dimensiones, por lo que nunca se verá el objeto real", dicen los especialistas.

El surfero (y físico) Garret Lisi tropezó "hace unos seis meses, y después de estar varios años manejando complejas ecuaciones sin llegar a ninguna parte, con el álgebra de Lie, en particular, con un artículo en el que se analizaba el E8" y se dio cuenta de pronto de que en esta figura se podían colocar las partículas y fuerzas conocidas, así como las interacciones entre ellas. Esto es lo fuerte y supuestamente revolucionario para el mundo de la física teórica, la idea de poder "colocar" bosones, hadrones, fotones, quarks, leptones... en una grandiosa figura transparente donde no sobraría ni una sola de las 4 fuerzas. El universo estaría formado por una intrincada geometría que albergaría figuras que se deforman y danzan en el espacio-tiempo. Y esta, parece ser para Lisi, el E8.

Así que, además de disponer de la "partícula de Dios" (el bosón de Higgs), tenemos ahora otra pista para descubrir esa "geometría divina".

Para demostrar la existencia de los bosones y para confirmar el modelo de Lisi, habrá que esperar a que se ponga en marcha el Gran Colisionador de Hadrones de Ginebra. Pero quizás los resultados obtenidos con el LHC, nos dejen como estamos. Así que... pongamos todos un belén en casa y celebremos el nacimiento de aquel mensajero que "dicen algunos" era el hijo de Dios.

Feliz navidad :─)

De regalo, esta frase de Einstein: “La Naturaleza nos muestra solo la cola del león. Pero no tengo duda de que pertenece al león incluso aunque no pueda revelarse en seguida debido a su enorme tamaño”.

5 comentarios:

pueserael dijo...

Señorita. yo opino lo mismo que el Lubo Motl sobre este surfero Garrett (que es con dos "t" y no con una como lo escribe usted), quien considera un fraude su idea sobre el TOE, y apoyo su idea de que “sería de idiotas pensar que este tipo ha resuelto la teoría de la unificación, sería como ver a Einstein haciendo surf”.

Yo la recomiendo que si quiere lanzar luz sobre el asunto, se diriga a los estudios realizados por el Dr. David Deutsch, que demostran matemáticamente que la estructura del universo contiene infinitas bifurcaciones creadas al dividirse en versiones paralelas de sí mismo, y que pueden explicar la naturaleza probabilística de los resultados cuánticos.

Y es que como otros tantos conceptos relacionados con la mecánica cuántica, la teoría de los universos paralelos puede resultar bastante difícil de comprender, sin embargo, si puede demostrarse matemáticamente, es muy posible que la teoría sea correcta. Y por supuesto, hay que huir de simplismo mecánicos de surferos de tres al cuarto.

Saludos.

xterminio69 dijo...

Tu eres un pallaso que se nota vas y hablas de cosas que no entiendes y te viene grandes y te sobran, chabal.

Vera dijo...

Gracias por su comentario. Me apunto lo de David Deutsch, a ver si tiene algo publicado para principiantes porque, ya le digo, no entiendo mucho del tema aunque me resulta muy inquietante. La verdad es que la noticia de Lisi me vino grande, no sabía nada sobre el E8, pero me pareció, cuanto menos, sorprendente que habiendo tanta sombra de duda en torno al asunto del origen del universo o, quizás, su estructura, apareciera de repente un tipo que tenía la solucción.

De nuevo, gracias por su aportación.

Respecto a usted, 69... payaso se escribe con "y" y chaval con "v". Otra como esta y elimino el comentario. Que en este blog hay un Dios y soy yo misma.

koko dijo...

Estas noticias me desconciertan. Un ilustre profesor de matemáticas de los años setenta decía que la Matemática era la "ciencia del modelo", y que, como "modelo" implica aproximación, la Matemática era la "ciencia de la aproximación", por excelencia. Es de suponer que, acaso dentro de mil años o, incluso, mucho antes, seamos capaces de formular modelos (no, "un modelo") para explicar y predecir cualquier fenómeno natural, pero imaginar que un "patrón matemático" puede explicarlo todo me suena a piedra filosofal al intento de inventar un nuevo "dios", tal vez, un poco más complejo que los actuales. Los "nuevos filósofos" son (¿soís?) la leche.

vera dijo...

Yo siempre he pensado que estas cosas tan espirituales solamente interesaban a los "enteradillos". Un verdadero científico no perdería jamás el tiempo en esas cosas. Pero no.

Hace años conocí a un catedrático (o similar) de matemáticas de una universidad española. Tenía (o tiene)una web sobre las "Matemáticas de la naturaleza", Fibonacci, Luca Pacioli, Matila Ghyka... vamos un coro celestial. Quise hablar con él para "desterrar" esa absurda idea de dios... pero no. Lejos de desterrarla, el hombre era muy creyente y las matemáticas eran su biblia particular. Mi gozo en un pozo.

Dicho esto, a mí me enseñaron a investigar poquito a poco, como usted dice, pequeños modelos para explicar fenómenos puntuales. Uno, otro, otro más... de esta manera, pude entender un poco más sobre el funcionamiento de la naturaleza. Pero jamás se me ocurriría pensar en algo que lo explique todo (más allá de la tierra). No es posible ni pensarlo ni aislarlo, tal es la cantidad de cosas que suceden al mismo tiempo.

Y, aunque así fuera, de nada serviría. Un dios matemático no respondería a la pregunta que muchos se hacen: ¿para qué estoy aquí - en el universo-?, ¿qué sentido tiene - estar en el universo-? Por fortuna, mis estudios se centraron en mi hábitat natural (la tierra) y es ahí donde yo busco respuestas, más allá ni se me ocurre. Ahora bien, las preguntas pueden viajar por donde quieran, ¿por qué no?, es divertido.

Saludos
Vera