3/1/08

Estoy entusiasma-da

El Cultural ha elegido a los mejores del 2007. En este caso son los mejores en letras, arte, cine, teatro, música, ciencia... o sea, puro marketing y publicidad... Pero da igual. La mejor novela del año: Crematorio, de Rafael Chirbes. Y además, pedazo de entrevista que publican y que podéis leer aquí.

Lo dicho, estoy orgullosa de este hombre, enamorada de su novela y muy feliz de que le hagan tantísima publicidad, a él o a Anagrama. Me da exactamente igual. Aunque ya estoy empezando a recibir comentarios de alguno que ha confiado en mi criterio y que está sufriendo con tanta densidad.

Dice Chirbes que la novela le devolvía una imagen tan desoladora, que llegó a preguntarse si era inmoral publicarla. Dice que le gustan los libros que dejan sensación de claridad (por amarga que sea), y que éste, es una especie de turbulenta torrentera.

Pues a mí me ha resultado tan digestivo como un poleo menta. Y es que cuando algo se transforma en arte, cuando se produce el milagro y todo encaja, sólo queda el lenguaje que fluye como el agua.

Pero todo esto es ralativo y, una vez más, el verso: yo no digo esta canción, sino a quien conmigo va.

1 comentario:

El Merodeador dijo...

Confirmo. Yo estoy leyendo ahora Crematorio, y aunque me ha costado entrar en la historia, creo que es de lo mejor que he leido últimamente.

Lo complejo de este escritor no es solo la estructura narrativa de sus novelas, un poco a lo Perec, sino la capacidad que tiene para descargar reflexiones y pensamientos como si fuera una ametralladora.

Más sencillo, los disparos del cazador, otra gran novela, pero que se deja leer mejor y permite aproximarse más facilmente a él.