17/2/08

Muertos refrigerados

Antes de nada debo decir que me gustan el cine musical americano, el cine de Tim Burton y los muertos bien refrigerados y maquillados.

Como musical, creo que la versión cinematográfica de Sweeney Todd (Tim Burton, 2007), a partir de la obra de Stephen Sondheim es poco acertada. Porque hay mucha interpretación musical -no es sólo atrezzo- y precisamente por esta razón, por resultar excesiva y no aportar ni un momento interesante, resulta fallida. La interpretación musical y la escenografía desarrollada para tal efecto son algo indispensable en los grandes de este género que, o son grandes o no son nada. No podemos aceptar de un musical que aunque el casting y la escenografía sean malos, el resto se salva. Si en un musical esto falla, tenemos un producto mediocre. Y mira que me duele decir esto de una película de Tim Burton, porque comparto sus fetiches y creo que Sweeney Todd es una historia perfecta para que el autor desarrolle su imaginación y nos deleite con su particular estilismo de ambientes lúgubres y tenebrosos; disfruto con sus actores porque encajan perfectamente en esa estética que ya casi es exclusiva suya, pero mis oídos chirrían escuchando la voz de Johnny Depp y Helena Bonhan Carter, qué le vamos a hacer.

Estoy segura que la película hubiera resultado mucho mejor sin la música y con los diálogos hablados.

Pero vayamos al grano. Burton gusta o no gusta. Y los admiradores deberíamos decir que la película es genial, relegando la música a un segundo plano y rescatando ciertos elementos que no son más que un mal recuerdo del imperio Hammer Films (por ejemplo un exceso de sangre rojo regaliz que fluye alegremente por las grietas que el barbero abre en las gargantas de sus víctimas)… Pero, aunque algo te guste y no dejes de mirarlo una y otra vez, al final te cansas de ver siempre lo mismo. Aunque hasta el momento hayamos encontrado siempre cosas nuevas en el cine de Tim Burton, no me parece Sweenye Todd el mejor ejemplo.

Es mejor recordar el experimento musical de Charlie y la fábrica de chocolate que funciona y es divertido no solo por el genio de Danny Elfman (que no es poco), sino por la escenografía desarrollada. Los magníficos marcianos de Mars Attacks que quedan tan monos en nuestra colección de juguetes junto a las piezas de Pesadilla antes de navidad o La novia cadáver. El momento en el que el director homenajeó al peor director de la historia (Ed Wood). Los reencuentros con los grandes como Vincent Price en Eduardo Manostijeras y las magníficas interpretaciones regaladas a los que ya no estaban, como la de Martin Landau a Bela Lugosi.

En definitiva, tenemos más Burton, pero esta vez con sorpresa desagradable que pesa mucho más que las agradables.

Os dejo aquí unos vídeos para verlos con tiempo (todos son cortitos menos uno que está partido en tres).
Momento Epifania del musical de Stephen Sondheim con cantante de verdad y ¡Angela Lansbury! haciendo los coros.

Momento Epifanía por Johnny Deep y Elena Bonham Carter (sin imágenes por supuesto, la peli se estrenó ayer, creo…)

Vincent. Primer corto de Burton, maravilloso. Y por último Frankenweenie, un corto más largo dividido en tres partes.



5 comentarios:

Koko dijo...

En definitiva, "cine para adolescentes".

vera dijo...

Tu tranquilo... por primera vez, me desagrada Burton y tengo ganas de comprar en Arco.

Me estoy haciendo mayor. Créeme :-)

Noor del Haouareb dijo...

Me pasó lo mismo, Burton me encanta, pero me temo que no ha andado con buen pie este camino...
No he visto a Sweeny más que una vez y a media peli me sabía todas las canciones... Fui a verla en VOS y no hubiera supuesto a penas mucha diferencia :(

Flipflash dijo...

Pues olvidandonos un poco de quién es el director... (que aunque no sea tu caso, muchas veces sólo porque una película sea de Tim Burton va a ser desprestigiada desde el minuto uno) tengo que decir que me ha parecido bastante aceptable.

La considero ligeramente innovadora y tengo que aplaudir a la dirección de cámara. Es una buena interpretación cinematográfica de un musical ya que bebe de las dos fuentes (aunque tire más hacia el musical que hacia el cine)... los personajes y escenarios extremadamente exagerados y el típico chaval insoportable que te apetece matar en todo momento porque se enamora y siempre canta lo mismo... También lo de la sangre, claramente artificial a posta.

Respecto a Charlie, no tengo nada que criticarle porque me vuelve loca... pero no le daría un mérito superior teniendo en cuenta que está basada en un libro y es un remake de otra ya hecha en 1971.

Y para terminar, si te gustó Frankenweenie se rumorea que Burton está trabajando en un proyecto para el 2009 que parece ser la versión cinematográfica del genialísimo corto.

vera dijo...

Solo una nota... Lo de Charlie es cierto (está basada en un libro, es un remake...) pero incluye elementos nuevos muy interesantes... todos ellos. La estética, la música de Elfman todo...

La historia del barbero también está clavada del musical...

De todas formas, creo que me gustan más sus pelis ("para niños"). Me refiero a Bitelchus, Eduardo..., Charlie, Pesadilla... la novia cadáver... son mis preferidas (y Batman... por supuesto)... Ed Wood... Bueno, terminaría antes diciendo que las que menos me han gustado son Sleepy y ésta... Aunque ojo... me gustan, pero no tanto como las otras.

Finalmente, me encantaría ver una versión de Frankenweenie a lo grande. Genial.