13/2/08

Y de paso, un bocata "minimal" en el Sandwich Club Café de Ortega y Gasset.


Estupenda exposición la que ofrece la Fundación Juan March hasta el 25 de mayo, apodada Maximin (expresión que tiene origen en las modernas teorías de la elección racional y de juegos), que no pretende ofrecer una muestra representativa del arte minimal sino acercarnos a los orígenes de la abstracción o, al menos, al enfoque de la Colección Daimier de Stuttgar.

La exposición, dividida en tres espacios, invita a un agradable paseo por la Academia de Arte de Stuttgart y los trabajos de su figura tutelar Adolf Hölzel (impresionadísimo por el impresionismo y, posteriormente por el número áureo y las investigaciones que Goethe hizo sobre los colores); por la Bauhaus, el arte concreto y las tendencias abstractas y constructivistas que agrupan a algunos de los precursores del minimal norteamericano (influenciados por la Bauhaus y el constructivismo ruso); tendencias minimalistas en Europa, Australia, Japón…; nueva geometría; movimiento Zero en Europa… vamos… una delicia.

Pero esto no servirá de nada si no hacéis caso a estos pequeños “trucos” o consejos que os dejo de cara a la visita:

1.- No pensar… “venga, voy a culturizarme un poco, visitaré esta expo el domingo”. Maaaal. Muy mal. El domingo, la Fundación Juan Marcha está petada de esos habitantes que pueblan el Barrio de Salamanca, famoso por sus excesos contenidos y constreñidos. Nops… malo, malo. Miraréis los cuadros y se os pondrá cara de vaca mirando pasar un tren…(expresión que soltó un coleguita hace tiempo y que he guardado en mis archivos personales de “frases ingeniosas”).

2.- No pensar… “vamos a ver si descubrimos la “esencia” de estas obras tan inteligentes”… Nooooo. Malo, malo. Os partiréis el cráneo pensando en matemáticas y después, cuando veáis el vídeo del movimiento Zero pensaréis que todos (los artistas de la expo) son unos “jetas” del tamaño de la Esfinge de Gizeh…

3.- No pensar que os van a dar un papelito a la entrada de gratis… Noooo. Malo, malo. El folletín cuesta 1 euraco. Y la guía ni os cuento. No hace falta papelito, o sí; depende de cómo os encontréis emocionalmente.

4.- Porque aquí viene el consejo fundamental. Léase ¿cómo visitar y en qué estado esta exposición (tres “es”)?

A.- Es necesario tener ese “tipico” (para algunos) día en que os gustaría que la tierra os engullera a lo bruto (o mejor, entrar en un agujero negro), pero no en plan apocalíptico sino con algún resquicio de razón positiva. O sea: “Me voy, desaparezco, voy a mirar algunos cuadros”. Sé que algunos y algunas preferirán ponerse a hacer un cocido, jugar a la Wii, rebuznar, ver un partido de fútbol, leer o irse a una montaña a gritar, pero creedme, podéis optar por ir a esta exposición.

B.- Dicho esto, hay que “escaparse” un día entre semana; mejor a medio día, de 14:00 a 16:00. No hay ni dios… solamente uno mismo, los cuadros y el olor a pintura y 4 vigilantas (todas chicas) aburridas de estar allí vigilando.

C.- Imprescindible, escuchar música mientras se miran los cuadros. Yo he elegido a Satie (Trois Gimnopédies I, II, III… etc…). Aquí os dejo la I (lenta y dolorosa) …

O quizás la gnossiennes

O lo que os venga en gana.

D.- De esta manera, solitos y con música, quizás podáis disfrutar de estas piezas. O, aunque solamente sea… del momento.

Aquí os dejo alguna muestra. Sobre todo las "partes" de un conjunto creado por Max Bill que se llama "variaciones sobre un mismo tema". Si pincháis aquí, podréis ver la serie completa, aquí os dejo una parte.


Max Bill. Variación 1.



Max Bill. Variación 7.



Max Bill. Variación 9.



Esta no es la que está en la exposición, hay que verlo en directo... Ugo Rondinone.



Johannes Itten.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

mmm, esto no funciona, he intentado comentar pero no me deaja...

Así me imagino yo la exposición:

http://es.youtube.com/watch?v=t1NL4-e57MM

De cómo los artistas conceptuales son pésimos canta-autores, una soleá por Sol Le Witt:

http://es.youtube.com/watch?v=Q6eSfKeJ_VM

a ver si ahora me deja blogger...

Vera dijo...

Bonito anuncio el de Martini... Si; las exposiciones deberían ser así... y la vida, también.

Vaya, han cambiado esto de blogger!!! No he sido yo, aquí los comentarios son libres como el viento. Supongo que hay que pinchar a una de las tres opciones: anónimo, nombre por si se quiere incluir un nick y lo de open ID que no se qué es, supongo que para los que tengan otro blog. Ni idea.

Anónimo dijo...

¡Ajá! Has caído, y reconoces que hay que ir a la exposición escuchando música. Mucho criticar, mucho criticar, pero al final... La verdad es que, tal y como lo cuentas, me han entrado ganas de ir incluso a mí. Y debo reconocer que me he puesto de fondo la música que recomendabas, y mirando las obras que has incluido en el artículo me ha parecido sentir algo... raro. Es un paso.

Dicho esto, yo soy más de los que prefieren la Wii o el partido de fútbol, pero nunca se sabe.

Por cierto, lo del OpenID es una especie de "identificador universal" que están intentando poner en marcha varias empresas peludas de Internet. Una chorrada como cualquier otra.

Me ha gustado este artículo. Que lo sepas.

JR