9/3/08

Cadáver exquisito

Hoy ha conseguido captar mi atención un post publicado en fogonazos titulado “Grafitis en el infierno”.

Ni me interesan los grafitis ni el infierno, pero eso de hallar grafitis en el infierno ha provocado que lea 3 o 4 líneas más. Se trata de un “joven” (así dicta el
artículo publicado en ADN/Batisfera al que linka este post) de 31 años llamado Solomon Muhandi, que se ha dedicado a recorrer el barrio de Kibera, en Nairobi “extendiendo su particular forma de expresión”. O sea, que es un artista. Eso dice, al menos, ADN.


Estas expresiones no aparecen en un barrio cualquiera sino en plena zona de guerra (podéis ver todas las fotos
aquí), y…

… confieso que "la física de partículas para todos los públicos" me resulta muy difícil de entender, pero esto de los grafitis y su mensaje lo comprendo aún menos, y la noticia para "todos los públicos" menos aún. Cuando digo “entender” me refiero al casi siempre inútil esfuerzo que llevo a cabo para dibujar lo que cualquier físico teórico intenta explicarme. En este caso, al menos, consigo un dibujo. Aunque sea una mierda de dibujo… Sin embargo, con este tipo de noticias y de “actos” me quedo literalmente “sin palabras ni líneas” y con el folio "en blanco".

He reflexionado (ya que es jornada de reflexión) un instante sobre el poder de convicción que puede tener una frase grafiteada del tipo “mantén la paz, detén la violencia” no solo en los soldados sino en cualquiera que sufra el odio, la necesidad o la orden de matar en sus venas… y de inmediato he refractado, recordando esta escena de “Senderos de gloria” (S. Kubrick 1957)


... y preguntándome si algo así podría suceder en el mundo real.

Me he detenido en el rostro de la chica que canta "Der treue Husar" (El fiel húsar); se llamaba Suzanne Christiane y era (además de pintora) bastante hermosa. No sabía yo que Kubrick, además de elegirla en el casting, la hizo su tercera esposa (qué listo). Suzanne, cambió su nombre por el de Chiristiane Kubrick y sus cuadros aparecen en “La Naranja Mecánica” y “Eyes Wide Shut”.

Y ya que estaba con “Eyes Wide Shut” he recordado lo grandiosa que es esta película o, más bien, lo grandioso que es Kubrik y el momento “Hieros gamos” del sueño del doctor Harford… la impresionante puesta en escena, el "iluminado" simbolismo y esa música de Jocelyn Pook -“Masked Ball”- que sí que me ofrecen un momento perfectamente comprensible y… deseable. Aunque sólo sea en sueños.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto me ha hecho recordar los grafitis en la ciudad de Sarajevo, esas cutres calaveras como de mochila de adolescente cobraban un sentido diferente...

http://www.flickr.com/photos/nicalibre/79845319/in/set-1708004/

Welcome to hell, welcome to sarajevo:

http://es.youtube.com/watch?v=IKqWAJpKnOs

Kubrick siempre nos pone los pelillos como escarpias

http://es.youtube.com/watch?v=2fWiOinTzOs&feature=related

YOUTUBE

Alp dijo...

Del infierno a los deseos más profundos de la mujer... ¡Vaya pirueta! Eros y Thanatos en estado puro

vera dijo...

En el clip ese que has puesto de Sarajevo suena un tema...

Es este :-)

¡Stone Roses! que tiempos...

Vera dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=DvGR2TVWiuI

Este.