19/3/08

Modigliani y sus amigos...

La exposición que podemos ver en la Fundación Caja Madrid es gratis. Por esta razón quizás, Modiglianis no hay muchos. A penas un par de cuadros poco interesantes. Pero si hay cositas sobre su vida y milagros, cuadros de sus amigos (sobre todo los de Moise Kisling), imágenes bastante sensuales de sus amigas...(creo recordar que hay un desnudo de Kiki de Montparnase impresionante… tan impresionante que no se parece en nada a ella, igual que su retrato del mismo autor). Poca cosa más. La verdad es que como pintor no es muy interesante. Como dicen por ahí: más mito que otra cosa.

Conste que este pintor me gusta mucho… Miento. No me gusta demasiado, pero todavía guardo en mi memoria el instante aquel en el que creí sentir por primera vez en mi vida una “experiencia estética”, y fue ante el retrato de Elena Pawlosky. Visitaba yo la enorme colección Phillips, era algo así como mi primer encuentro con el arte. Entrando en la primera sala, encontré un remolino de personas frente al “Almuerzo de Remeros” de Renoir…¡La primera vez en mi vida que veía un Renoir de un montón de cm de alto por otros cuantos de ancho!... y pasé ampliamente, porque era imposible verlo y porque no me gusta Renoir, ni me gustaba por aquel entonces. Giré 90 grados a la derecha y me encontré con ella. No conocía a Modigliani, no conocía a Elena… pero me puse a llorar. Qué queréis que os diga, 19 añitos, tonta perdida con esto del arte y la supersensiblidad y el soy superespecial y… ni experiencia estética ni leches… pura “empatía”. Además, dicen que Elena se parece a "alguien" allegado a mí...

Pero bueno, esto lo digo ahora, en aquel momento sentí que ese famoso “punto G” de la historia de las ideas estéticas existía dentro de mí, o dentro de la obra.

He vuelto a tener “esa” sensación dos veces más en mi vida, y mira que he visto cuadros y cositas varias; frente al Juicio Final de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina y frente a la Pietá del mismísimo… y eso que estaba lejos. Nada más.

Pero a lo que íbamos. Modigliani y sus amigos. Esto es lo que podemos ver en la exposición. Sobre todo una serie de fotografías en las que vemos al artista rodeado de sus amigos, de sus cuadros, fotos de sus amantes… Fotos de Jeanne Hébuterne… pinturas de Jeanne Hébuterne…


Jeanne… que “inquietante” parece… o quizás… ¿tiene cara de tonta? Nunca lo sabremos, si era lista o era tonta. La historia o el mito cuenta que se enamorrrró de un Modigliani viejo y enfermo. Viejo porque ella tenía 19 y el 33 con una importante carga de alcohol en sus venas y la tuberculosis acechando… Ella se prenda y se pregna y tienen a una niña que no sé si cuidan o directamente entregan en adopción. Ella se vuelve a pregnar, digo preñar, y justo al noveno mes de embarazo… más o menos, decide suicidarse con el bebé a cuestas. La razón fue la muerte de Modigliani un par de días antes. No lo pudo soportar.

La verdad es que la historia es terrible y trágica, pero no puedo evitar pensar en lo que tendría esa chiquilla en la cabeza. Lo que si sé es que me encanta su autorretrato y su cara. Imaginaré que era lista y sensible (aunque no sé si estas dos cosas se anulan una a la otra).

Pero sigamos. Kiki de Montparnasse… Menuda hembra. Los cuadros firmados por Kisling que aparecen en la exposición la muestran desnuda y vestida, y no tienen nada que ver con ella misma que se muestra tal que así fotografiada por Man Ray.

Menuda hembra… de aquí viene eso de la metonimia… “¿Echamos un kiki?”… Echar un Kiki (un polvo de Kiki de Montparnasse). Debió vivir bien, pero que muy bien. En este link podréis ver más fotos estupendas de Man Ray. Aquí os dejo el desayuno...



Pero viendo las fotos del link deberíamos decir “Echar un Miller” en lugar de “Echar un Kiki”. Lee Miller si que era una diosa jugosa. Amante (o no, qué más da) también de Man Ray, amiga de Dalí y Picasso, estrella o estatua en el film de Coucteau “La Sangre del Poeta”… y muchísimas cosas más porque con esa cara guapa, enamoró al mismísimo Conde Nast. Así comenzó su carrera en Vogue como modelo, fotógrafa, escritora… Cuenta la leyenda que un famoso día, Miller, trabajando en la cámara oscura de Man Ray, expuso accidentalmente una placa negativa a la luz. Ella y Man Ray se sorprendieron al ver la resultante deformación de las imágenes, que les dio una apariencia eléctrica, casi tridimensional. Pusieron a punto este accidental descubrimiento en una técnica llamada solarización (famosa hoy como "filtro" en Photoshop) que llevó a Man Ray a la fama internacional.


En noviembre de 1946 aprox., Miller viajó por el sur de Alemania visitando los campos de concentración de Buchenwald y Dachau en el momento de la liberación, y tomando fotos. También entró en la residencia en Munich de Adolf Hitler y Eva Braun, le pidió a David Scherman (otro amante suyo 20 años menor que ella) que le tomara una foto en la bañera de Hitler. Posó desnuda en la tina, con una foto del führer detrás de ella. Tan bella y capaz de entretenerse con estas otras imágenes que os dejo de soldados alemanes un tanto magullados tras la victoria aliada…


Y, para cerrar ya, os dejo una foto de Lee con Picasso y Dora Maar. De Dora ya hablé (creo) cuando comenté la exposición Amazonas del arte nuevo. También aparece una foto suya en el link de Man Ray. Aquí os dejo un recuerdo de las fotos que hacía esta mujer. Porque además de ser amante de Picasso, también hacía alguna fotito de vez en cuando.


Buena Semana Santa. Me piro... sólo por unos días :-) Descansad de mí y de todo lo demás.

4 comentarios:

Angela dijo...

Muchísimas gracias por este post! Que GRAN-DIOSAS todas.

cultooculto dijo...

Brutal este blog!!!

Nos hemos vuelto adictos. La documentación es exquisita.

Gracias!

cultooculto
http://www.cultooculto.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Gracias, querida. Buen post para los ignorantes entre los que me encuentro.

G.

vera dijo...

Gracias majos. Ahora me pego dos besos y me como un plato de albóndigas con patatas, que me lo merezco...

PD: Angela y cultooculto... a ver si os mola el vídeo que voy a colgar de Virgin Prunes... je, je...

A tí "G"... cuídate y a ver si nos vemos.