6/4/08

Orgasmatrón. El silencio antes de Bach. Pere Portabella (2007)


Dicen que uno de los momentos más felices en la vida de Johann Sebastian Bach fue durante el periodo comprendido entre 1717 y 1723 cuando vivía y trabajaba en Cöthen para el príncipe Leopold von Anhalt-Cöthen que, además de ese nombre tan largo, tenía 23 añitos y amaba fanáticamente la música. Uno de los empleados del príncipe era un célebre violochelista, Christian Ferdinand Abel, y cuentan que Bach, muy probablemente, escribiera sus seis chelo suites para él.

Sin más preámbulos, escuchemos el preludio de la Suite nº 1 G mayor BWV 1007 para chelo tal y como nos lo muestra Portabella en su película. Sotocientos violonchelos, no uno… Sotocientos y, como fondo, el ruido de un vagón de metro circulando. Los pelos como escarpias tengo…


Y, sólo por si acaso, os ha sabido a poco, no nos vamos a andar con chiquitas, Preludio de la Suite nº 1 por Rostropovich. Estamos que lo tiramos…


Para llorar… (tomad unos tissues), solamente con decir Rostropovich se le arruga a uno el corazón.

Justo al final de la película, la cámara hace un recorrido por una serie de partituras. No vemos nada más, solamente partituras… pero de fondo, o en primer plano, escuchamos esto: El momento séptimo (creo) de la Magnificat (BWV 243), Fecit potentiam.


Estoy empezando a notar el hígado cerca de las amígdalas… no puedo parar… Os confesaré una cosa, este que os dejo a continuación, es “mi” momento. No sé muy bien por qué, pero puede conmigo. No voy a contar en qué lugar me dejan muchas de las piezas de Bach, pero esta… puede conmigo. Ojo al minuto 8; 8’14; 8’27… ese es mi número aúreo… el orgasmatrón. No puedo con ello. Quiero decir, si puedo, pero... Lo he testado, a algunos les pone nervioso tanto tiqui, tiqui… pero a mí, sinceramente, es lo más “szfasgtzwxx” que me ha entrado por las orejas.


Corresponde al movimiento 1- Allegro del concierto de brandenburgo nº 5.

Pues eso. La verdad es que la orquesta esta va un poco acelerada para mi gusto. Pero bueno.

Y sobre la película qué queréis que os diga… Siempre me han gustado las buenas bandas sonoras. Pero esta peli no tiene banda sonora como tal… En este caso la música forma parte del argumento. Y el silencio...

Confieso que soy un poco torpe para “piezas” como 4'33" de John Cage. Aquí la tenéis by David Tudor (podéis ver unos segundos y quitarlo). Y aquí por una orquesta con director y todo y público y comentarista. También podéis quitarla a los 3 segundos y pasar al final de los aplausos. O no. Ante gustos...

Pues eso, silencio, alguna tos, aplausos y comentarista.

Pero esto… no es el silencio. No en ese contexto. El silencio se marca mucho más intensamente en el film de Portabella, el silencio y los ruidos de fondo… durante un viaje en barco por el Elba, en el hogar, en un espacio enorme donde se escuchan los pasos de un ciego y su perro caminando lentamente hacia el piano, durante el tiempo que le lleva al ciego afinar el piano… Algunas secuencias de esta película me recuerdan a Dreyer y esos famosos 7 minutos en los que introduce el silencio sobre la tumba de Inger. Para mí, eso es el silencio. Nos piden “tiempo”; tiempo para mirar y escuchar. Desde el silencio surgen los sonidos de la vida… momentos como el de Aschenbach en la playa observando los juegos de Tadzio, el sonido del mar de fondo, las risas de los niños… un leve murmullo (La muerte en Venecia. L Visconti 1971), o quizás todo el metraje de “Mi tío” de Jacques Tati, ¿qué sería de esa casa futurista sin los sonidos de la colección de artilugios mecánicos?

Supongo que cualquier músico se aburrirá con esta película. Estará harto de escuchar e interpretar a Bach. Supongo que cualquier otra persona se aburrirá con ella. Pero yo no. Esta película me pide que preste atención, que espere, que le de tiempo… y me cuenta que el sonido viaja, y me introduce a Bach en la vida cotidiana, hoy. Hay una escena en la que vemos a dos camioneros, uno toca una parte de las variaciones Goldberg con la armónica después de preguntarle a su compañero si lleva una pistola en la guantera.

Bach le dice a su hijo algo así, en un momento del film: Para conseguir la pureza en tu música debes mantener un orden fuerte y preciso, debes respirar la paz y la fuerza de Dios. Si eres honesto, tu música lo será y estará llena de equilibrio y belleza.

Pues que viva Dios.

Para finalizar diré una cosita. Detesto la música. Siempre he pensado que es sólo un complemento. No la percibo como algo dado, externo a mí, que vive por sí mismo, que puede ser objeto de análisis. La siento como un aderezo. No puedo evitar empatizar con las artes, pero yo siempre estoy fuera y “dialogo” más o menos con el objeto ante mis ojos, me entrego más o menos a él. Pero la música, directamente “mueve o menea” partes de mí. Si estoy triste, la música me hace estar más triste. Si estoy contenta, más contenta. Si estoy melancólica, desesperada,… En un momento del film (no recuerdo muy bien la escena, así que la contaré muy mal) nos hablan de unos polacos que tras la guerra mundial y escuchando una pieza en particular de Bach (no recuerdo cual) rompieron a llorar. Los lloros comenzaron a mezclarse con la música y el momento se transformó en embarazoso. ¡Hacedlos callar!... No. Dejadles llorar. La música hace daño.

Algo así era. Y eso es lo que me pasa a mí. La música, puede hacerme daño. Hasta que llegó Bach. Y entonces mi intuición me dijo (tiene que ser la intuición porque no entiendo ni papa de música), esto es “sublime”. Y a quien le moleste la palabra que se fastidie. Siempre lo digo; hay obras que están fuera de mí… hay cosas que me sobrepasan, y eso es bueno.

Hace unos post… hablaba de las nubes y de un libro de Sthepháne Audeguy "La teoría de las nubes". Pues esta película tiene mucho que ver con muchas cosas de las que componen esa novelita… Ese mirar a las nubes, ese mirar la música de Bach…

6 comentarios:

JR dijo...

Espectacular. Lo del metro podría ser una buena idea para fomentar el transporte público. Si tocaran eso en los vagones, yo lo cogía todos los días aunque no tuviera que ir a ningún sitio.

Y el tiqui-tiqui de Bach, mucho mejor que el chiqui-chiqui de Eurovisión. Vamos, creo yo.

Anónimo dijo...

Dj Loussier

http://es.youtube.com/watch?v=SO17mvFUaAs

YOUTUBE

Ricardo dijo...

Maravilloso.

Bach: poco que decir. Personalmente, creo que es el músico que es capaz de sobrecogerme con mayor fuerza. No se trata de belleza, ni de virtuosismo, ni nada parecido. Es pura emoción.

Y, mezclando Bach con el cine, aporto mi granito de arena, con una pequeña pieza que me descubrió una película también cargada de pura emoción, y en la que, por supuesto, no podía faltar don Johann Sebastian (al que, en un maravilloso juego de contrastes, hacen coincidir en su banda sonora con Deep Purple, Procol Harum o Elton John). Hablo de "Breaking the waves", de Lars von Trier, y la pieza es Siciliana - Sonata BWV 1031 (2º movimiento).

He encontrado estas dos versiones, pero la que aparece en la BSO, es simplemente, insuperable.

http://www.youtube.com/watch?v=nHMKBwHVy7Y

http://www.youtube.com/watch?v=XxutCN9fIOM&feature=related

Muchas veces he pensado que sería la música que me gustaría que me despidiera "el blanco día".

Besos

vera dijo...

Youtube, impresionante lo de Jacques Loussier. Lo he colgado arriba a la derecha, junto a Sam & Dave. A ver si te cambias de nick porque lo de "por cortesía de youtube" no queda muy bien. Pero bueno, que sepas que la barra de la derecha es (casi toda) en tu honor. Gracias.

JR. No des ideas. A ver si se le va a ocurrir a alguno versionar a Bach para Eurovisión 2009. Por lo demás si, todo espectacular.

Ricardo. Maravillosamente espectacular e impresionante todo. Estamos que nos salimos de barrocos. Es más. El próximo post te lo voy a dedicar... ya que estamos con Quevedo :-)

Besos espaciales a los tres.

Anónimo dijo...

Gracias tí, Vera.
Me agrada que ilustres tu blog con algunos de los videos que te mando.

En cuanto al nick...bueno,es mi nombre.

YOUTUBE

Jesus Dominguez dijo...

He publicado un artículo en Literaturate.com en el que he añadido un vínculo a esta entrada. Espero que no te importe.

http://www.literaturate.com/las-miserias-del-lenguaje/

Un saludo

Jesús