30/4/08

Sufrimiento, desesperación, vergüenza

No sé muy bien por qué, me han venido estas palabras a la cabeza. Así, todas de golpe. O quizás si que lo sé. He echado un vistazo esta mañana a la sección de cultura de uno de nuestros diarios; he visto los titulares; he pasado de ellos y he pinchado directamente aquí, en “un premio de foto”. Buscando la foto premiada del ganador del World Press Photo, Tim Hetherington, no me preguntéis cómo pero he dado con esta:

Mike Wells, United Kingdom.
Karamoja district, Uganda, April 1980. Starving boy and a missionary.

Me hace mucha gracia la adjetivación que sufre el dueño de la manita: “starving” (que significa hambriento). Si uno se está starving (I’m starving) significa que se está muriendo de hambre.

Creo que esta “mano negra” sufre de algo mucho más grave que el hambre. Todos los días a las 14 horas cuando salimos la tropa fuera de la oficina para que nos de un poco el sol, el aire o la lluvia decimos: ¡me muero de hambre! Y no pasa nada. Bocata de mortadela Valle y a seguir currando...

Con estas palabras (sufrimiento, desesperación, vergüenza), y esta “mano negra” en la mente, he recordado un artículo de John Berger que tengo por ahí..., publicado en septiembre de 2002 (casi un año después de la caída de las dos torres más grandes que yo he visto en mi vida). Lo he recordado porque empieza así:

“Quiero decir algo, al menos, sobre el sufrimiento que existe hoy en el mundo”

Como veis, aparece la palabra sufrimiento, por eso lo he recordado. Y aunque la frase parece pronunciada por Miss Mundo, Miss España o Miss Universo..., es de John Berger. Y he viajado al pasado, unos diez años atrás... o más. A un tiempo en el que leí dos de sus ensayos sobre la visibilidad: Algunos pasos hacia una pequeña teoría de lo visible (1997) y El sentido de la vista (1990).

¡Ay! Berger, Berger... Eres culpable de la mayoría de mis males; me enseñaste que todo lo visible es interdependiente, que para mirar hay que someter el sentido de la vista a esta interdependencia. Mirar es reconocer, entrar en un conjunto. La visibilidad revela una identidad... Pintar es un acto de resistencia... En fin, pura poesía romántica. Porque eres un romántico y, a veces, algo ingenuo. Me recuerdas al ideólogo/campesino Matías Bertomeu, creado por Rafael Chirbes para Crematorio... Y esa frase tuya que he puesto ahí arriba parece pronunciada por una Miss.

Apariencias.

Este artículo (típico discurso anti-violencia, anti-guerra... en apariencia) profundiza sin embargo en un aspecto del lenguaje social que me interesa:

“La nueva tiranía, al igual que otras también recientes, depende en gran medida de la violación sistemática del lenguaje. Juntos hemos de reclamar las palabras que nos han sido secuestradas y rechazar los nefastos eufemismos de la tiranía; si no lo hacemos, sólo nos quedará la palabra vergüenza.

Pero no es una tarea fácil, pues la mayor parte del discurso oficial es figurado, asociativo, vago, lleno de insinuaciones. Pocas cosas se dicen claramente. Los estrategas militares y económicos saben que los medios de comunicación juegan un papel crucial, no tanto en vencer a los enemigos actuales como en excluir y prevenir el amotinamiento, la protesta o la deserción. La manipulación de los medios de comunicación por parte de cualquier tiranía es un índice de su miedo. La actual vive atemorizada por la desesperación del mundo. Un temor tan profundo que el adjetivo desesperado -salvo cuando significa peligroso- no se utiliza apenas.”

Dicho esto, y en homenaje a Berger, voy a dejar aquí el primer movimiento del Concierto para Chelo de Dvorak. Creo que es su última obra, o quizás la última en EEUU (compuesta en NY en 1894/95). Así veremos la diferencia entre el impulso romántico y la “abstracta arquitectura de Bach”... De esta manera, el que quiera leer el artículo, puede hacerlo con música de fondo.
Y si os sabe a poco, os metéis un subidón con el 4º movimiento de la Sinfonía nº 9 “del nuevo mundo”, también de Dvorak, también romántica y excesiva, un "hola fervoroso" a esa nueva tierra de promesas llamada "los estados unidos de américa". Muy famosa, muy popular, de la mano de Von Karajan (perdón, de la batuta).

Conste que Berger ya no me hace ninguna gracia. Y Dvorak tampoco.

Sin embargo, sigue preocupándome ese registro premiado de una manita negra y seca.

Dvorak Cello Concerto : Rostropovich Part 1



Dvorak Cello Concerto : Rostropovich Part 2



Dvorak - Symphony No. 9 "From the New World" - 4th movement

No hay comentarios: