27/5/08

And the winner is... Bacon!!

Voy a linkar directamente a unas cuantas notas que alp y sus amigos (Romano entre ellos) han puesto en su blog porque creo que merece la pena que también figuren aquí, ya que llevamos unos días analizando ligeramente ciertos detalles aparentemente “invisibles” en uno de los desnudos de Lucian Freud (fase uno, fase dos). También se han intercambiado algunos comentarios respecto al desnudo de Sue Tilley.

Lo curioso del asunto es que ambos desnudos provocan rechazo (a algunos, porque a mí me encantan y eso que no me gusta Freud, ja, ja), por diversas razones. Y lo más curioso es que uno de ellos se ha vendido por tropocientos millones. El comprador es Roman Abramóvich, uno de estos multimillonarios rusos que están apareciendo sobre los escombros. La noticia, más rosa que cultural (o ¿ambas cosas serán la misma cosa?), la ofrece El País y también Alp.

Pero lo que me ha gustado es lo del tríptico de Bacon.



Porque llevaba yo algún tiempo deseando colgar aquí dos cuadros… para pensar sobre ellos (bueno... dos o más).

El retrato de Inocencio de Velázquez, que se encuentra aislado en una sala del Palazzo Doria-Pamphili y que me produjo un estado semejante al KO técnico… En mi vida me he sentido tan, tan intimidada por un papa… o, mejor dicho, por un cuadro. Da mucho miedo.



Y el retrato, o los retratos que Bacon realizó a partir del cuadro de Velázquez. Uno de los más interesantes análisis pictóricos y psicológicos que he visto. Algunos de ellos creo que se han subastado también en Christie’s por una pasta.

Hay cienes y cienes… pero dejo aquí estos. Yo me pregunto cual de ellos da más miedo.

Por cierto, Alp, estás consiguiendo que atienda a la obra de Freud más de lo debido. Al final va a resultar que me interesa más que todo aquello que yo creía que me interesaba. Ya hablaremos de esto quizás algún día.

7 comentarios:

Romano dijo...

Jajaja
No te obsesiones con Freud, a mi tampoco me desagradan estos desnudos, de hecho encuentro algo en esa suciedad, en esos colores escatlógicos y ese ambiente tan... ¿sucio?, que me parece hermoso

Pero quizás me esté quedando con el culo al aire

El primero de las interpretaciones del retrato del Papa, me parece un retrato psicológico muy bueno, pero (Quizás te pase a tí también) me sigue dando "más miedo" el de Velazquez, no sé si me explico...

Un beso, salud

Anónimo dijo...

Un respetado crítico de arte:

http://es.youtube.com/watch?v=9tgxIWgJ_DE&feature=related


Youtube

vera dijo...

Romano, no creo que la pintura de Freud sea sucia (no me refiero a pintura sucia de que no sabe mezclar colores sino a intencionadamente sucia). Yo pienso que mira la carne de una manera tan profunda que necesariamente tiene que estructurar los planos de color. La mirada profunda desvela grises, verdes, azules... demasiada riqueza para algo terso y liso en apariencia.

Eso sí me gusta de Freud, el amor con el que “mira” y devora esos cuerpos... Pero no suelen gustarme sus “encuadres” no sé... no me gustan sus perspectivas, sus escorzos... Ahora bien, su pintura es muy interesante...

El gusto, ya sabes, está muy condicionado. Yo me pierdo más con los ramajes y poses melancólicas, lejanas, miradas indirectas... cosas “asépticas” y monstruosas por lo lejanas que están a la “verdad”.

Por eso me gusta Ingres. Es un caso bien extraño. El mejor dibujante del mundo, el mejor pintor, el clásico entre los clásicos que crea monstruos, que recorta las figuras y posteriormente las monta como si fueran un puzzle... Un brazo de aquí, otro de allá... El resultado siempre limpio, armónico, equilibrado, ordenado... pero imperfecto. Me fascina.

Y todo esto no tiene nada que ver con la hermosura o no hermosura de los cuadros.

Y no estoy obsesionada con Freud... no sé por qué lo dices  la culpa es de Alp.

Y respecto al papa... ¡Claro!!! Ahí está la cosa... A mí el de Velázquez me aterra. Los de Bacon me encantan (son divertidos) pero no me dan miedo, por mucho que “exprese” con saña esa supuesta personalidad del papa...

Aquí podríamos preguntarnos si el “expresionismo” tiene algún sentido... porque mira que intenta Bacon enviar al infierno al papa... y aún así, el delicado Velázquez consigue un cuadro mucho más aterrador.

Saludos!

vera dijo...

Youtube... qué bueno... y que daño ver esas manos rojas sobre ese retrato de Rembrandt (que, por cierto, tengo colgado ahí a la derecha).

Buenísimo lo del final... He visto por la red ese ensayo de inocencio entre dos (¿terneros degollados?) pero no daba resolución para colgarlo en el blog.

Grache, luego lo cuelgo arriba

Romano dijo...

Con sucio me refería al ambiente tan raro en el que siempre aparecen sus modelos (sofás rotos, colchones...) pero no los llames sucios, sólo "poco convencionales" o algo "cutres", repito que si estuviesen tumbados en majestuosas camas con sábanade raso, no sería lo mismo ni por asomo

Un besazo, salud

Iván dijo...

oooh,
un "magnate" (por no decir chorizo) ruso se compra por tropecientos millones un cuadro Bacon...
pues vale, vaya triste noticia, a una élite que ha saqueado la antigua Urss, que ha condenado a la miseria, al analfatebistmo y al hambre a millones de personas, ahora le da por coleccionar arte, mira tú qué bien...

Se compró todos los coches que pudo, abrigos de piel, mansiones, putas, drogas, algún equipo de fútbol inglés, asesinó a algún periodista incómodo, mandó al exilio a otros cuantos y un día que se aburría un poco, con una calderilla que le sobraba se compró un cuadrito...

vera dijo...

Iván... dos.

Se compró dos cuadritos, Bacon y Freud :-)

Sea lo que sea, quizás tenga sensibilidad artística. Digo.

Toda la gente que compra cuadros es rica y poderosa. Y el cómo uno llega a ser rico y poderoso es algo de lo que no controlo yo mucho.

Bx Nines