30/5/08

Corazón de Plexiglás.


La Fundación Canal (que, para el que no lo sepa, se encuentra en la madrileña Plaza de Castilla, justo en la antigua estación elevadora de agua), inaugura hoy mismo (o ayer mismo - que son más de las doce) una exposición dedicada a Duane Hanson hasta el 24 de Agosto. Así que tendremos parte de la ¿primavera? y todo el verano… (si es que llega el verano, y el verano es verano y no otra cosa pasada por agua, viento y mareas, como está siendo esta primavera que no es primavera…) para ver la exposición.

Duane Hanson es uno de los principales precursores del hiperrealismo. Dicen. Yo digo que es un escultor hiperrealista y punto pelota. Lo de precursor queda bien decirlo porque queda bien decirlo. Aunque, para no mentir demasiado, debería decir que eso de "hiperrealista" es falso porque a mí estas esculturas polivinílicas reforzadas en fibra de vidrio me parecen cualquier cosa menos "realistas" y mucho menos "hiper" realistas. Aunque si pienso en un "hipermercado" y lo comparo a un "mercado" o, mejor aún, con un "mercadillo", la cosa empieza a tener sentido.

Pero bueno. Duane está muerto, así que a él (supongo) le dará igual esta cuestión.


Continuemos. “Duane Hanson cuestiona la relación del hombre con la sociedad y el entorno en los que vive”. Esta afirmación está escrita en la información que recibo puntualmente de la Fundación Canal; no es mía. Y no se muy bien lo que quiere decir porque yo cuando veo las fotos de las esculturas de Duane no me cuestiono nada. “Sus esculturas “casi humanas”, que rescatan al ciudadano de a pie del anonimato, son una radiografía de la América de la segunda MITAD DEL SIGLO XX”. Pues vale. No sé si visitaré la exposición (creo que no), pero a mí estas esculturas (así, vistas en foto) me recuerdan al Museo de Cera de Madrid y consiguen que me reafirme en la idea de que eso de la cera no da para mucho… es mejor el plexiglás, el poliéster, la fibra de vidrio, los polímeros… lo artificioso, no lo natural (me refiero a la cera). En definitiva, la obra de Duane es “Una reflexión inteligente, ácida y mordaz sobre la sociedad de consumo y las expectativas, no siempre alcanzadas, que ésta crea”.

¿?

Observemos como el juicio valorativo inicial del experto es una pieza fundamental en el discurso vinculado a una “obra de arte” que tiene o debe ser entendida como tal.

A estos artistas, digo yo, deberían contratarlos en los museos de cera… quiero decir… en los museos de poliéster. Ya está bien de cera.

“Esculturas del sueño americano“ es la primera retrospectiva de Hanson en España. Muestra 25 esculturas a escala real, y recoge lo más representativo del trabajo del artista a lo largo de 30 años (1965 - 1995).

Aquí os dejo un par de imágenes del trabajo de otro artista próximo a Hanson, John de Andrea, y una última imagen de George Segal. ¡Dios! Qué pensaría el esclavo rebelde de Miguel Ángel si se encontrara de frente con esta "esclava"...




Y, cómo no, ese homenaje a Polyester, Divine y John Waters.

3 comentarios:

Iván dijo...

Lo mejor de todo es como justifican el tinglao que monta este tío. Si haces monigotes hiperrealistas de gente común te dicen que es "una reflexión ácida y mordaz sobre la sociedad de consumo".

Es como cuando eres un artista-guarri de los de ahora y si llenas de muertos una sala o usas una calavera, huesos o vísceras entonces "estás haciendo una original reflexión sobre la muerte".

O si te da por ser uno de los innumerables artistillas-cochinos y quieres esacandalizar al público con sexo y llenas la sala de fotos, consoladores y lo clásico en estos casos, entoces dicen que "la puesta en escena que se nos presenta en la galería nos sorprende, escandaliza y se establece un diálogo entre la obra y el espectador".

En fin, que basta ya de artistas con manual de instrucciones.

Alp dijo...

Me ha gustado lo del manual de instrucciones...Metalenguaje para ganapanes, diría yo, por justificar el sueldo. Pero cuidado con la pura visualidad porque conduce a la manipulación pura y dura.

Romano dijo...

Jajaja Estuve videando la exposición el otro día, y me pareció super cómica, poco artística a mi juicio, pero muy divertida, desde luego

Confundí a una azafata con una escultura y casi me cago del susto cuando se movió

Pero vamos, que es como ir al museo de cera, sólo que estos están mejor hechos que los monigotes de la casa real...

Salud