18/8/08

Eclipse de luna y el extraño Japeto

Era mi deseo escribir un articulito sobre la exposición surrealista que podremos ver hasta el 7 de Septiembre en el Guggenheim de Bilbao pero no será hoy ya que aunque mis falanges se encuentran fuertes no ocurre lo mismo con mi espalda y mi cerebro (cada vez en peor estado, ambos). Y mañana empiezo a currar…

Dicho lo dicho, tampoco voy a hablar del espléndido eclipse de luna que pudimos ver anoche (yo, al menos, lo observé en directo desde la Alcarria) sino de Japeto, Iapetus o como queráis llamarlo. Porque esta preciosa luna ha vuelto a cruzarse en mi camino. Ya lo hizo hace tiempo cuando leí 2001 y cuando visité la estación de Robledo. Buscando hoy alguna imagen, he descubierto casualmente este blog que se llama planetología fantástica, toma ya. No he tenido tiempo de investigar mucho, así que me limitaré a dejar otro link con más info de Japeto en el mismo sitio por si os interesa curiosear.

Lo que me ha llamado la atención, justo hoy que también por casualidad he echado un vistazo al inicio del episodio IV de Star Wars (debido a que hace unos días, también por casualidad, pillé en un canal el inicio del episodio IV) es que al buscar fotos de Japeto, he encontrado una en la que se compara esta luna con la estrella de la muerte. La foto no he podido rescatarla, pero he aquí un montajillo.



Flipante eh?

Además, no sabía yo que el cinturón montañoso que muestra Japeto en casi todo su diámetro ecuatorial, ha generado un montón de fantasías y controversias respecto al origen de esta luna apta para lunáticos.


Entre ellas esta foto que he rescatado de este otro blog en la que podemos ver algo así como ¿el monolito ideado por Arthur C. Clarke para 2001? Nops. Solamente parece ser una torre de un km de altura… No hace falta sin embargo ninguna fantasía para admirar la belleza de esta luna.

Recordemos las palabras de Bowman:

“Sólo Japeto poseía una distintiva geografía, y por cierto muy rara. Un hemisferio del satélite -que, como sus compañeros, presentaba siempre la misma cara hacia Saturno- era extremadamente oscuro y mostraba muy poco detalle de superficie. En completo contraste, el otro estaba dominado por un brillante óvalo blanco, de unos seiscientos cincuenta kilómetros de longitud y algo más de trescientos de anchura. En aquel momento, sólo estaba a la luz del día parte de aquella sorprendente formación, pero la razón de la extraordinaria variación en el albedo de Japeto resultaba ya obvia. En el lado de poniente de la órbita del satélite, la brillante fase de levante, la franja se desviaba, y sólo podía ser observado el hemisferio pobremente reflejado.

La gran elipse era perfectamente simétrica, extendiendo el ecuador de Japeto con su eje mayor apuntando hacia los polos, y era tan aguda que casi parecía como si alguien hubiese pintado esmeradamente un inmenso óvalo blanco en la cara de la pequeña luna. Era completamente liso el tal óvalo, y Bowman se preguntó si podría ser un lago de líquido helado… aún cuando ello apenas contaría para su sobrecogedora apariencia artificial.”

Extraño satélite. Aquí os dejo una imagen de su superficie, captada en septiembre de 2007 por la sonda Cassini

1 comentario:

El Merodeador dijo...

Para conmemorar el insigne momento del vuelo del Cassini a tan solo 1500 km de altura de Japeto, Arthur C Clarke mandó un vídeo de felicitación al equipo. Os paso el link. Ojo al detalle, detrás de Arthur todos los libros son 2001...

http://planetary.org/blog/article/00001133/