12/11/08

Melancolía, vino y borrachera… ¡y el Qubit!



Le comentaba hace unos minutos a Inti, que pensaba colgar hoy aquí el texto íntegro del Problema XXX de Aristóteles (qué bien queda esto leches!), pero me lo he pensado mejor porque aquí no puedo subir pdf’s (o no se como hacerlo), no tengo ahora tiempo ni ganas de teclearme el textito (que no es muy largo pero hay un libro editado con él :-) y, muy probablemente, os espantaríais todos al ver el chorizo… aunque el texto sea muy interesante.

Y es que gracias a Aristóteles se vincula la melancolía al genio. Ya los héroes de Homero (como Ayax y Heracles, por ejemplo) caían presos de esta misteriosa tristeza. Locos todos, esquivando la senda de los mortales, pero héroes y grandes hombres. Antes de Aristóteles, la melancolía era considerada una enfermedad o una cualidad poco deseable. Dice así Platón en la República, “un hombre se hace tirano cuando, por naturaleza o por modo de vida, o por ambas cosas, es borracho, voluptuoso y melancólico”. Sin embargo Aristóteles comienza preguntándose: "¿Por qué todos los que han sobresalido en la filosofía, la política, la poesía o las artes eran manifiestamente melancólicos, y algunos hasta el punto de padecer ataques causados por la bilis negra, como se dice de Heracles en los mitos heróicos?", para posteriormente profundizar en una analogía: los efectos del vino sobre el temperamento… Y aquí comienza el descojone. Espectacular.

Pero hablaré otro día sobre ello.

Volviendo a mi querido Inti, me ha pasado un link que habla sobre el Qubit. Así que pasamos de Aristóteles y la melancolía, al vino y la borrachera, para terminar con el Qubit y la memoria infinita.

Así comienza el espectacular link que os paso. Ya no más secuencias de combinaciones estáticas de ceros y unos, sino la existencia en múltiples estados de forma simultánea…Todo Internet podría almacenarse en un lingote de oro de 1 kilito…

En el campo de la medicina, la ingeniería genética y la biología molecular son las que descollan. Si nos fijamos en la cosmología, lo mas comentando con las cosas que llevan como coletilla la palabra “oscura”. Si observamos la física, todo lo domina el LHC y sus partículas. Pero si nos paramos a mirar en el mundo de la computación lo primero que aparece es la cuántica. Si señor. La cuántica. Esa cosa difusa que nadie entiende bien pero que todo el mundo tiene en la boca. Y de la mano de esta ínclita invitada nos llega otra sorpresa en primicia. Un grupo de investigadores internacionales han conseguido algo insólito. Han logrado guardar un Qubit de información en un átomo de fósforo durante 1.75 segundos. Y dirán ustedes ¿Y qué? Qubit de esos me desayuno yo unos cuantos todos los días frente a mi ordenador… (continuar leyendo)

Gracias, Inti.

3 comentarios:

ipm dijo...

Nines...

en esas búsquedas melancólicas me he topado con algunos conceptos de Henry Ey

Tres conceptos enmarcados en dos estructuras (positiva/negativa):

Inhibición (pensamiento confuso) > se traduce en Tragedia

Imposibilidad de acceder a un pensamiento adaptado y lógico (prevalencia y submersión del pensamiento afectivo) > se traduce en Angustia Metafísica

Desestructuración Temporo-ética (detenerse y regresar) > se traduce en un retorno a la problemática de la primera relación libidinal con la persona amada

Todo ello, y un apartado referente a las manías, parace ser un contenido apetecible para este invierno (para masocas que disfrutan de la bilis negra)

Henry Ey, "Etudas Psychiatriques, Tome III, Etudes N° 21, 22, 23, 24"

Ojalá y todos tengamos Qubits de memoria infinita cual biochips... de momento me conformo con desayuna algunos mañana con los cereales ;)

vera dijo...

Coño, pero eso parece un cuadro de psicosis aguda!!!

Yo creo que la melancolía solamente es un estado de ánimo más. Todo el mundo puede sentir melancolía en determinado momento.

Ahora bien, no somos todos iguales, por la simple razón de que nuestros genes (que entre otras cosas regulan los niveles de serotonina, noradrenalina y dopamina) son distintos. Esto quiere decir que hay personas más “pesimistas”, “más oscuras”, “más melancólicas” sin que ello suponga un cuadro maniaco depresivo.

Es más, creo que hay gente que sencillamente “ve más allá” y por esta razón pueden estar, aparentemente, tristes (entre otras cosas). Pero lo interesante es que estas personas pueden ser mucho más felices que la media ya que los “problemas” habituales que cualquiera puede manejar muy mal, estas personas los resuelven en un “plis plás”. Al menos, esa es mi experiencia. Las personas que se toman la vida en serio, que reflexionan quizás demasiado sobre todas las cosas, que se hacen muchas preguntas, que sufren… lo primero que suelen tener atado y bien atado son sus gustos, sus aspiraciones, sus esperanzas… en el día a día bien resueltos. Su problema no es el día a día, sin embargo, sino la eternidad a la que se enfrentan con la misma honestidad.

En fin, que me estoy rallando… Lo mismo hablo de esto en un post, fíjate.

ipm dijo...

del cuadro, efectivamente, psicótico agudo planteado por Ey puede rescatarse el estado de la angustia metafísica, que muchos pensadores habrán seguramente experimentado durante sus fases reflexivas.

Me quedo con tu planteamiento de "ver más allá" y reducir los "problemas" diarios a banalidades de fácil resolución. En ocasiones lo aprendido en sociedad tergiversa el grado de importancia que debemos darle a unas cosas y restársela a otras.

Supongo que la mejor filosofía es la que tengamos nosotros mismos de lo que nos rodea.