4/11/08

Rembrandt en el Museo del Prado, solo de pasada.


Rembrandt (el pintor más grande del mundo mundial) nace en 1606, y con 15 añitos aprende a pintar (currando en un taller, como aprendiz), y con 24 años pinta así.

Rembrandt, podríamos decir, es un genio. Pero realmente era un tipo que nació en 1606, época en la que existían los oficios: molinero, tintorero, pintor. No es que quiera yo quitarle mérito, es que hace algunos cientos de años, las cosas no eran lo mismo.

Rembrandt se casa con Saskia en 1633, con 27 años y la convierte en su modelo. Porque los pintores en aquella época tenían modelos, por eso las “caras” de la mayoría de las mujeres de Rubens parecen la misma, por eso las “caras” de la mayoría de las mujeres de Rembrandt parecen la misma… Saskia.

Entre el 1659 y 1669 Rembrandt se hace varios autorretratos. 1669 es el año de su muerte.

El último cuadro que aparece en la exposición que podemos ver en el Museo del Prado (por la que hay que pagar la friolera de 8 euros con derecho a la eterna colección permanente) es un autorretrato del pintir como Zeuxis.


Zeuxis murió hacia el año 398 a. C. Y dicen que se murió de risa mientras pintaba a una vieja. Existen muchas anécdotas a propósito de las facultades de Zeuxis para el realismo, una de ellas su disputa con Parrasios sobre las posibilidades del arte para “engañar”, y durante la cual Zeuxis pintó unas uvas que engañaron a unos gorriones.

El autorretrato como Zeuxis está pintado en 1662 (según mis datos) y, sin embargo, aparece en la exposición con una leyenda semejante a esta: “el último autorretrato de Rembrand”.

Los comentarios del personal que atendía al evento con el teléfono en mano (ese desde el cual te explican los cuadros) eran del tipo: “Qué feo”… Y tras escuchar otros como:

- Este no es de Rembrandt - giro a la derecha en dirección al siguiente…
- Este hombre controlaba la anatomía.
- Qué luz.

… una, que es sensible, se dirige directamente a la señora con el teléfono pegado en la oreja que ha dicho “feo” y le dice que Rembrandt se autorretrató hasta la muerte y que sus autorretratos son magníficos y que en este cuadro en particular, refleja la ironía de Zeuxis, esa cara de espanto y jachondeo con la que (supuestamente) murió el pintor griego. Ojalá todos pudiéramos vernos como se ve Rembrandt en ese cuadro.

En definitiva, interesante exposición que se vería mucho más a gusto si el Museo del Prado no se empeñara en sacarnos la pasta y tratarnos como turistas. Cada vez que quiero ver una exposición puntual, debo pagar una pasta bajo la excusa de que “también” puedo ver la permanente, que no está nada mal, pero que me he visto millones de veces.

Aquí os dejo una perla de la muestra (San Pablo en prisión, creo) y algún autorretrato de Rembrandt en el que no sale constreñido por la risa, el último de ellos fechado el año de su muerte (este si, según mis datos).


5 comentarios:

Alp dijo...

¿Te molesta que te saquen las pelas en el Museo del Prado? ¿Acaso no "vale" nada contemplar las reliquias de un genio?

vera dijo...

mmmm. no entiendo tu pregunta.

Si. Me jode. En la National Gallery las contemplé sin pagar ni un duro. Y la exposición (a mi juicio y gusto) molaba muuuucho más.

Rembrandt by himself, ni más ni menos.

Besos

Iván dijo...

...qué tiempos aquellos en los que el Museo del Prado era gratis...

Alp dijo...

A mí cada vez me jeringa más pagar entrada a los museos, iglesias y demás centros de culto... Además se está produciendo una situación especialmente desagradable, perfectamente previsible: la gente acude en masa cuando la entrada es gratuita y ello produce aglomeraciones que fomentan volver en otro momento, aunque sea pagando... Y, de nuevo, el dinero se convierte en fundamento de experiencia estética "especial". Un conocido dice que el arte contemporáneo es "para ricos" y el arte "tradicional" (lo realizado antes de la aparición de las vanguardias o en la línea del academicismo más conservador), "para pobres"... ¡Oh, santa ingenuidad! Quienes padezcan la crisis tendrán que recuperar los "calendarios de santos" que suele regalar CajaMadrid o la carnicería del barrio.

GEREZ dijo...

Muy buenas. Recientemente he estado en Madrid y he podido contemplar la exposicion sobre Rembrandt, personalmente ha sido de las mejores que he visto. El autorretrato de Zeuxis, me parece que es el artista se ha quedado con todo el mundo, da la sensación de diversion total, me quedé fascinada.
Añado que en la muestra merece la pena también Betsabé por su recogimiento; el descanso de la huida a Egipto, porque es muy dulce; uno de los retratos de Saskia; los santos apostoles, por su fuerza, bueno en general toda, salí asombrada.
Con respecto al precio, es una pasada, pero es lo que tenemos, por lo que se refiere a los grandes museos. Sin embargo, otras exposiciones como la de Degas, es totalmente gratuita.