20/1/09

La decisión del elefante.


No pensaba hacerlo pero lo voy a hacer. Aquí dejo un vídeo que ha colocado mi querido Alp en su blog así, como quien no quiere la cosa,… con disimulo y muy bajito… Vídeo que ha generado este debate en su blog. Podéis leer allí los comentarios, porque no voy a repetirlos aquí.

¿Y qué estamos viendo? Exactamente un elefante pintando. Lo cual no resulta asombroso salvo por una pequeña cuestión… El animalito “parece” decidir lo que hace. Es más, algunos (si no se les avisa antes) pueden flipar en supermegacolorines porque creen que el pollo en cuestión, digo el elefante, está “pensándoselo” el muy jodio…


Si, algunos se lo creen, y gracias a personajes como Henry Michaux, Pollock, Miró, cualquiera…, se atreven a hablar de “nueva creatividad”, “nuevo mundo de abstracción”, …

Pero señores míos… lo que estamos viendo es UN ELEFANTE PINTANDO, por Dios, un poco de cordura. Los animales pueden ser adiestrados y mostrar esta “penosa” habilidad técnica. Si… Y estoy segura de que un mono lo haría quizás mejor. Pero el que piense que el elefante está "viendo" algo o "relacionando" algo… simplemente "lo está flipando".

El debate interesante reposaría sobre la pregunta que comenta Alp ¿qué factores activaron la aparición del Homo Sapiens?

Respuesta: ¿El monolito de Kubrick (C. Clarke)? O, mejor pensado, ¿cierto tipo de especialización, cambio de dieta, …?

Yo hablo de adiestramiento. En el caso del elefante un adiestramiento impuesto desde fuera, en nuestro caso… un tanto más raro. Y Alp dice que “un animal adiestrado decide sometiéndose a condicionamientos ajenos... como muchas personas”. Toma touché directo al corazón y con mucha mala leche.

En resumen, Alp habla de cantidad, no de calidad. Nos diferencian de los animales una serie de repeticiones, respuestas adaptativas, aprendizajes, adiestramientos… Entre esto y el “agente externo” llamado Monolito o Dios, está bien claro… Nuestra naturaleza no es substancialmente tan diferente de la de otros seres vivos… Si pudiéramos ver como se parece el metabolismo de animales al de las plantas lo comprenderíamos todo. Y si también pudiéramos ver el ESTROPICIO que puede montar un átomo de H de más, o de C o de lo que sea, una carga + o -… pues quizás aprenderíamos que ver a un elefante pintando no significa absolutamente nada relevante para el mundo del arte, algo más para el de la ciencia, pero no mucho más (me atrevo a decir).

Por cierto, quedan pendientes las lecturas de Dawkins Alp (si es que alguna vez termino con La Montaña Mágica). Y otro por cierto, la pintura de arriba es de Michaux.

3 comentarios:

hombrecohete dijo...

Pruebe, pruebe a darle un aerógrafo a un delfín y verá. Tenemos que cuidarnos de las bestias con más circunvoluciones cerebrales que nosotros: tiembla, Damien Hirst!
La naturaleza esta llena de ingenios animales que podríamos considerar artísticos, todas de una inegable utilidad práctica para la supervivencia de la especie que las ha creado. La clave, a mi entender, está precisamente en la utilidad (recuerde la célebre frase de Wilde "Todo arte es completamente inútil")y en la voluntad de quién crea. Si observa con atención, el paquidermo artista está encadenado, circunstancia que no suelen padecer los artistas humanos (con la posible excepción de algún performer rallado)y, probablemente, no es consciente de la "utilidad" que la pintura tiene para su especie, la especie turista o la especie de su amo y señor.
Seguimos empecinados en que la inteligencia es patrimonio exclusivo del hombre, el ser con la dudosa habilidad de destruir más que ningún otro su medio. Bueno, pues vale: si existe la reencarnación, elijo ser elefanta. Tendría la capacidad de pintar mejor que ahora y de jugar al futbol, pero apuesto a que preferiría pasar la vida comiendo cortezas de arbol, comunicándome a mi manera con los míos y llorando a los amigos muertos.
Con toda probabilidad, sería más feliz: no me embargarían cuestiones como su decisión de ilustrar este post con una imagen de mi idolatrado Michaux... hablaremos sobre ello y sobre las vacas, que por cierto detestaba hasta que he visto la foto parisina del violetín.

Gracias como siempre y un beso grande, grande.

Alp dijo...

¿Utilidad o libertad? ¿Utilidad para qué? ¿Libertad para qué? ¿Estamos hablando de "placer desinteresado"? ¿O de libertad para vivir sin transgredir las normas? ¿Existe una relación inversa entre posibilidad de felicidad e inteligencia?

Alp dijo...

¿Utilidad o libertad? ¿Utilidad para qué? ¿Libertad para qué? ¿Estamos hablando de "placer desinteresado"? ¿O de libertad para vivir sin transgredir las normas? ¿Existe una relación inversa entre posibilidad de felicidad e inteligencia?