12/2/09

El curioso caso de Benjamin Button. David Fincher (2008)


Puede ocurrir que cuando vemos una película en la que existe algún elemento o factor “sobrenatural”, prodigioso, maravilloso, asombroso, pasmoso o extraordinario (no sigo con los sinónimos de Word, que me canso), nos quedamos tan anonadados que recordamos, al instante, otros momentos igualmente mágicos vividos en el cine. Y ésta, podría ser la razón por la cual se compara El curioso caso de Benjamin Button con Big Fish o Amélie o Forrest Gump (o al menos, se la vincula en algún momento). Si no, no lo entiendo. En el caso de Forrest Gump es comprensible, porque el guión también es de Eric Roth, además, ambas pelis tienen elementos en común... pero solo en la superficie. Muy en la superficie.

Pues eso. Esta peli tiene algo sobrenatural, mágico y muy “potito”. Recuerdo ahora mismo el pelo verde de la bella Rosa en La casa de los espíritus, en la novela, obviamente, ya que muy poco de mágico tenía la horrorosa adaptación al cine… En el caso de Como agua para chocolate, el mix salió mejor; la novela es mágica y la peli, también. Y ¿qué me decís de Tomates verdes fritos?..

Pues sí, eso de los factores o ingredientes o componentes o tonos sobrenaturales está muy requetebién en las pelis. Todos los tópicos cotidianos y típicas grandes frases también están muy bien: el esfuerzo hace superar barreras, mejor vivir el presente, no es más pobre el que más tiene sino el que menos necesita, vive y deja vivir, no somos nadie, siembra hoy para recoger mañana… quedan mucho mejor si se ilustran fantásticamente. El Cuento de Navidad de Dickens puede ayudar a exorcizar al egoísta Scrooge que todos llevamos dentro, o hacernos pensar (como abnegados empleados) que Mr. Scrooge cambiará…

Y así, podemos continuar... El aspecto físico no tiene nada que ver con elo amor. La belleza está por dentro. Y bla, bla, bla… Ahora que lo pienso, esta peli hubiera estado mucho mejor si el guionista se hubiera planteado una pregunta ¿dónde está el amor?, ¿dónde reside?, ¿dónde se agarra para durar?... Pero no ha sido así.

El curioso caso de Benjamin Button (linko aquí la crítica de Alp porque vale más que la peli y porque opina positivamente y con criterio sobre ella) es una historia diferente porque va al revés. Pero eso no la hace especial.

Lo que la hace especial, quizá, es el enorme presupuesto y la dirección de Fincher, que ya ha demostrado que sabe hacer cine y que sabe meter la pata. De hecho, una de las meteduras de pata es un momento de esta peli en el que canta el montaje al El Club de la lucha, con esos planos precipitados y una voz en off narrando sin parar para una escena que necesita de todo menos de eso.

Brad Pitt es un actor absolutamente plano, pero no molesta. Siempre he pensado que es un bonito maniquí. No es un efebo, no es interesante, tampoco es un tipo arrollador, no es atractivo. No sé muy bien qué es. Quizás Thelma lo sepa. O sus personal trainers (porque su volumen muscular ha aumentado considerablemente desde Thelma & Louise). Por desgracia, nos cae simpático y parece que gusta verlo en la pantalla. Pero te deja tan, tan vacía que no se si es mejor no verlo. Desde luego, su mera presencia no es suficiente para construir un personaje que debe enamorar a una mujer desde que es niña hasta que muere; y encima, con la historia del revés.

Historia que también es engañosa: ¿Qué tiene Benjamin Button que le haga especial? ¿El rollete de que nace viejo? Eso no es suficiente. Ahora bien, nos lo ponen a viajar en barco y en submarino y en moto en momentos ridículos que recuerdan a mil películas pasadas par simular que es un tío interesante. Pero no. No hay una historia de fondo interesante. Y ella, guapa, guapísima y retocadísima hasta el esperpento, bailarina caprichosa que ama a este hombre (o al menos, eso quieren que nos creamos) sin saber muy bien por qué, ni para qué, resulta absurda. Más maniquí que el propio Pitt.

Visto que casi nada se sostiene, el resto no está mal: la historia y ambientación de la mami negra, una buena fotografía, buena iluminación, divertidos efectos especiales (además de los obvios, que no son tan espectaculares, es increíble ver a Brad Pitt aparentando 16 añitos… y a Cate Blanchett parecer un maniquí de tanto maquillaje de pasta y capa digital encima), y un guión preparado para hacernos llorar con una historia de amor increíble por especial y especial por increíble.

Porque ese extraño y, al mismo tiempo, familiar/normal amor eterno, debería construirse sobre algo especial que no adivino a ver… Y esta es una de las razones por las que esta peli me ha dejado un mal sabor de boca. Aunque también me lo dejó Titanic y creo que es una gran peli. No sé, me la creí completamente y esta no.

Podría continuar reflexionando sobre esa peculiaridad de nacer viejo y morir bebé. Sobre esa -dicen- magnífica historia de amor… que lo único que tiene de especial es el tiempo y la sublimación del concepto: Amor, por siempre, durante el tiempo, el mismo… de niño, de bebé, de anciano… Pues qué bien.

No sé… parece como si la película fuera perfecta, para un Oscar, pero sin alma… Sin alma los actores, el guión, la reflexión… el amor. Está hueca. Es una farsa. Recuerdo la escena del coche en Titanic, te ponía la piel de gallina. En esta hay todo un montaje (precisamente el que me recuerda a El club de la lucha) dedicado a la especial "luna de miel" de la pareja... que se puede ver con la misma intensidad que la sección del tiempo del telediario. O quizás esto último sea aún más emocionante. Y más como está el tiempo últimamente...

3 comentarios:

Alp dijo...

Suscribo casi todo lo que dices, porque acaso sea menos radical que tú. He visto la versión inglesa y creo que la interpretación de Pitt es magnífica...
He comprometido mi prestigio profesional aventurando que puede obtener 4 ó 5 estatuillas... (sin haber visto algunas películas que compiten con ella) A lo peor me he quedado corto.
http://alt1040.com/2009/01/todos-los-nominados-al-oscar-2009

vera dijo...

Yo también he visto la versión inglesa y Pitt es un maniquí :-)

Eso sí, pone un acento de Alabama o de Georgia o vete tú a saber que mola mucho. Habla como un negro.

Pero es que no me gusta...

Que le den, que le den estatuillas. Si no te digo yo que no. Pero para que fueran realmente merecidas, la peli debería ser genial. Y no lo es.

Anónimo dijo...

Mira tu critica me oarece muy vacia como tus opiniosnes bien marcadas a un actor que solo hace dar todo de si pues ese es su trabajo,pareciera mas que critica estas muy envidioso...mencionas que no es algo novedoso presentar en la trama que el personaje viaje en barco y que salga a descubrir cosas ...jajaja que quieres que haga en esa epoca que sea astronauta...y que prentedes decir a que debio pasar algo mas interesante para que enamore a la niña......por dios es una niña solo tenia que capturar su atencion y admiracion de no ser como los demás y eso se noto porque el no era de estar sentado y quejarse de todo sino creo yo todo lo contrario...o tienes un problema en tu subconsiente de pedofilia que tu en tu caso si puedes enamorar y enloquecer a una niña ya siendo anciano.......bueno tu critica en resumen no vale nada.
CCRS