20/7/09

Y este verano... Splatstick!

Sam Raimi merece todos mis respetos, sobre todo por cosas como ésta que dejo aquí (o ésta, si no funciona):



Si. Más que por Darkman, El ejército de las tinieblas, Un plan sencillo, Rápida y mortal, Spiderman…, que también. Y es que me hace especial ilusión que empezara por estas cositas tan majas, tan serie B, tan cutrecillas... Por cierto, el incombustible caballero que aparece en el trailer es su amigo (de instituto) Bruce Campbell; burlesco, extravagante y estrafalario donde los haya, interpreta al personaje que lo convirtió en la más famosa estrella del cine serie B: Ash Williams. Por no decir de la serie Z, porque lo de Campbell no tiene nombre. Bueno sí: Mr. Cameo. Me parto la caja cada vez que veo su careto en alguna de las pelis de Raimi.

Pero dejando a Campbell aparte, lo que quería decir es que me parece entrañable haber vivido los comienzos de este chico, haberme reído mucho con sus hilarantes pelis Splatstick en tiempos en los que el cine de terror (y el gore) era ya algo muy serio y (sobre todo) muy desagradable, y posteriormente disfrutar de sus superproducciones hollywoodienses. Cuando Sam Raimi estrenó la segunda parte de Evil Dead (más grotesca, cutre y divertida que la primera), estábamos viendo (un poco antes o un poco después) Nekromantik, Hellraiser, La matanza de Texas, Pesadilla en Elm Street, Re-animator… etc, etc, etc… que no están mal, pero no son lo mismo. Además, sus directores se quedaron donde estaban (creo), mientras que con Raimi pasamos del Splastick a Spiderman. Y si recuperamos al maestro de los maestros Peter Jackson (quitémonos el sombrero) pasaremos de su Mal gusto (1987) y Meet the Feebles por Criaturas Celestiales para llegar a la trilogía de El Señor de los Anillos.

Pues Raimi, entre Spiderman y Spiderman, parece volver a los inicios con Arrástrame al infierno (Drag me to hell, USA, 2009), rescatando parte de aquellas delicias que convirtieran la saga Evil Dead en una trilogía de culto. Así que prevemos (además de un film más previsible y menos progresivo que los anteriores) una estupenda parodia de acelerado montaje y algo (o mucho) del mal gusto de antaño; y, por supuesto, la vuelta de aquel género que fuera apodado por el propio Campbell: el Splatstick. Prevemos… así que todo depende de cómo funcione la bola mágica (que no sé por qué me temo que mal).



El film se estrenará en España el 31 de Julio (el mismo día que Desgracia). Mala fecha con las vacaciones por medio, teniendo en cuenta que la vida media de una peli de terror en cartelera no sobrepasa en la actualidad los 15/20 días (hábiles).

Pero hay dos estrenos de los que quería hablar aquí. El primero es Enemigos Públicos, que viene con buenas referencias. Hablan los críticos de un deslumbrante thriller que reconstruye la vida y muerte del popular atracador de bancos John Dillinger con, además, un interesante reparto (Johnny Deep, Christian Bale, Stephen Dorf…) y la maestría de un director (Michael Mann) experto en tipos duros. Estreno el 14 de Agosto.

Y el segundo… Antichrist, dirigida por Lars Von Trieeeeeeeeeerrrrr



Amado por unos, odiado por otros, ignorado por el resto que son la mayoría, y siempre con sus deidades, infiniteces y alucines, omniscencias y omnipresencias, adversidades del destino, moderneces, abstracciones…, vuelve a la misma cosa pero en este caso mirando hacia abajo… al infierno mismo.

La cosa promete, aunque viendo el trailer, la verdad es que tienen razón algunos de los que no son precisamente admiradores del director al decir que parece algo así como un cruce entre El proyecto de la Bruja de Blair y La profecía con sexo de por medio… ja, ja…

La película se estrena, como no, durante las vacaciones… grrrrr. 21 de Agosto.

2 comentarios:

hombrecohete dijo...

Qué bien que meta en el mismo post dos de las pelis que quiero ver: la de Raimi y la de Larsssss!

Por el primero siento adoración y por Bruce Cambell, en fin, no tiene más que ver esa fotillo en el sillón de orejas ¡para mi es todo un Cary Grant haga lo que haga!

En cuanto a "Antichrist", creo que puede ser una experiencia dificilmente tolerable. Decía Eurípides que cuando los dioses quieren destruir a un hombre, primero lo enloquecen. Lars ha hecho su peli de terror, según sus palabras, para superar una depresión. El estaba tarado, sus personajes también. Ahora,la crítica internacional, quiere que lo encierren en un psiquiátrico y tiren las llaves bien lejos.
No sé, no sé ¿será para tanto?
Por lo que he podido leer, las mutilaciones genitales que tanto ¡polvo! han levantado puede que no sean mas inquietantes que las que practica Isabelle Huppert en "La Pianista" de Haneke. Al parcecer son más explícitas, pero estamos acostumbrados al gore, los telediarios y la telebasura y es una ficción, carajo qué.
Para comprobarlo, compraré mi billete al extraño tren del terror el día 21 y prometo contarle.

Grandes besos y a ver si me dice donde trabaja: la próxima vez que la secuestren y no le dejen salir a su hora, prometo ir a recogerla con un palo.

vera dijo...

Pues va a ser que si. Vaya usted a ver a Lars por mí y venga a rescatarme a donde usted ya sabe. Aunque pensándolo bien, a lo mejor me enrolo en el barco ese de radio pirata.

ya le escribo un pequeño post resumiéndola.

Besos