15/11/09

Newspeak y Nuevo reality show: The Saatchi Art School.

La intención de la Neolengua (leemos en 1984 de Orwell) “no era solamente proveer un medio de expresión a la cosmovisión y hábitos mentales propios de los devotos del Ingsoc, sino también imposibilitar otras formas de pensamiento”.

Y viene a cuento esto de la Neolengua por el artículo que aparece hoy en el ABCD firmado por Fernando Castro Flórez “El arte como Reality-Show”. Lo que dice no es nada nuevo, pero conviene que lo tengamos presente. Sobre todo aquellos que (aunque no lo crean) siguen ignorando el carácter obsceno de todo tipo de información que circula entre las masas (incluyendo, como no, la artística). Y digo que esto no es nada nuevo porque, como dice el crítico, “todo viene del ready made duchampiano, por más que nos cueste aceptarlo; aquellos que entregan su psicodrama por televisión son los herederos del Portebouteilles, formas que aspiran a un estatuto especial de visibilidad (unos buscan el arte y otros, sencillamente, la fama)”. Y aunque Marcel Duchamp nace en 1887, si nos ponemos brutos, esta obscenidad para “educar” al populacho está en los primeros salones de París. Y si nos ponemos más brutos quizás encontremos que la propaganda y sus formas ha existido siempre, de una forma u otra.

Lo que ocurre con Duchamp es que coloca cualquier cosa en ese lugar sagrado y reservado otrora para las “grandes cosas”. Y si nos ponemos brutísimos (o sea, postmodernísimos y deconstructivísimos…) esas “grandes cosas” no son más que Neolenguas específicas que nos han sido vendidas como lenguas oficiales.

¿Por qué tiene que ser una Neolengua simplificación de la lengua oficial? Y aunque lo sea ¿por qué esto es malo? Todo buen mensaje no es más que una simplificación clara y precisa con un objetivo único. Un buen brief tiene un único mensaje y un único objetivo y una única razón de venta (al menos, eso reclaman los creativos).

Elijamos una cobaya: este blog. A menudo recibo comentarios del tipo: no te entiendo, tu lenguaje es complicado, escribes unos rollos infumables. Bien. Cierto. Este blog no es un brief creativo y su objetivo no es comercial. Por eso, no hay quien lo venda y no hay quien lo aguante. En la vida, lo mismo. Más o menos.

“El deseo de ver. Cada día se propaga más el culto al voyeurismo y la estética de la espontaneidad populista, esos retazos de vida, reducidos al ridículo.”, dice Fernando Castro.

Retazos de vida, reducidos al ridículo. Algunos pensamos esto, pero otros muchos piensan que no. De otra manera los programas de televisión más exitosos no tendrían tanta audiencia.

Pero el problema no son solo los programas de televisión. Para algunos, el contenido de un folleto de una exposición resulta igual de ridículo, y no digamos los comentarios que se escuchan en las salas de esta exposición. Y digo yo problema… ¿Qué problema?, ¡es la realidad! Si. La publicidad o, dicho de otra forma, la comunicación eficaz o, dicho de otra forma, la propaganda, inunda el mercadillo. Porque esto, es un mercadillo.

Reconozcamos que ya no hay más poesía en el mundo que la que refleja la mirada de Robert Pattinson. “La estética de la obscenidad es el paradigma de una época narcolépsica”, dice Fernando. Si. La mirada del pollo este no es interesante ni inteligente… ¿Tenemos que soportar que un vampiro parezca un mentecato? La respuesta es: ajo y agua. Haber nacido más tarde maja…


Volviendo al título de este post, Newspeak es la palabra con la que se introduce el nuevo arte británico en la Galería Saatchi. Y ahora, el Museo Hermitage de San Petesburgo ha elegido la palabreja para abrirse al nuevo arte británico cómo no, de la mano de Saatchi.

Y… cómo no, Charles Saatchi va a lanzar School of Saatchi para encontrar a la nueva “estrella del arte británico”. ¿Quién esperaba menos? Estoy ansiosa por conocer al nuevo Bisbal, o Bisbala del arte.

Huelga decir que aunque todo esto me joda, me mola Duchamp. Me jode, me mola. Quiero decir que es más que probable que Saatchi y Damien Hirst (aunque éste último ya no sea el top de los tops) me provoquen mejores digestiones que otras cosas como por ejemplo la exposición que he visto esta tarde y de la que hablaré mañana. O no.

El artículo de Fernando Castro aquí. Y la lista de los 100 personajes más poderosos en el mundo del arte de 2009 publicada por Art Review aquí.

1 comentario:

Alp dijo...

Al hilo de lo que dices, se me ocurren demasiadas cosas para un comentario, pero todas estarían condicionadas por conocer directamente esa surrealista iniciativa... que recuerda mucho lo sucedido hace años con B. Oliva. ¿Para enfrentarse a D. Hirst? ¿Para entrar en el mismo juego de Hirst? ¿Para reivindicar la "recuperación" de las "artes tradicionales"? Me faltan demasiados datos. Y lo que dice el señor Castro... heredero bolonio de la tradición lacaniana... Dejemos correr el agua...