21/3/10

Cacharros y servidumbre voluntaria.


Aunque no esté totalmente de acuerdo con el "pataleo" de Rafael Reig, linko aquí su artículo sobre los libros electrónicos publicado en el ABCD de este sábado. Me ha encantado el final del mismo:

“Sé que no hay discusión y el libro electrónico se impondrá: manda quien manda. Lo que no entiendo es la servidumbre voluntaria ni por qué tenemos que aplaudir como papanatas o ayudarles a convencernos. ¿Alguien se cree que, en el fondo, lo hacen todo por nuestro bien?”

Final que me permite recordar un libro y, al mismo tiempo, recomendar su compra a todo el mundo ya que, afortunadamente, ha sido editado por Trotta (en papel, por supuesto). Se trata del Discurso sobre la servidumbre voluntaria, escrito por Étienne de la Boétie hace unos 450 años. No, no he añadido un cero de más. Hace más de cuatro siglos este hombre reflexionó sobre los resortes que hacen posible la dominación… y aquí siguen, vivitos y coleando.

“Es el pueblo el que se subyuga, el que se degüella, el que pudiendo elegir entre ser siervo o ser libre, abandona su independencia y se unce al yugo…”

Esto, y los once principios de propaganda de Goebbels deberían ser textos de cabecera y obligados en la ESO.

¿Por qué no estoy totalmente de acuerdo con Reig?:

1.- No me gusta el libro electrónico, pero no lo descarto como bicharraco electrónico porque entiendo su utilidad, por ejemplo, para leer artículos descargados de la red (blogs, prensa, pdfs…)

Dicho esto, estoy totalmente de acuerdo en todo lo demás:

2.- El cacharro es un objeto de consumo que no busca que leamos más sino que consumamos más cacharros electrónicos que cuestan mucho más dinero y tienen una vida media muy inferior a la del libro convencional. Son, en definitiva una tendencia más, que necesitará actualizarse con frecuencia si no queremos permanecer “obsoletos” socialmente y conservar “reliquias” (como mi ipod mini de 4G lanzada en 2004). El ipad sería (en mi caso) el objeto a comprar (gracias a su conexión a la red). Aunque si me pongo a buscar e indagar (cosa para la cual no tengo tiempo ni quiero tenerlo) descubriría que no puedo meter un pendrive en el bicho, lo cual me jorobaría bastante. Descubriría probablemente que en un futuro próximo, Apple incluirá conexión usb, y tendría que esperar o bien cambiar mi actual ipad por uno más chuli… Y si continúo investigando veré que… Étienne tenía razón.

Afortunadamente, en estos tiempos que corren, tengo un par de bibliotecas cercanas (a mi casa y a mi curro) y alguna librería más. Además cuento con una colección de libros nada desdeñable que, espero, sirva de algo a mis hijas.

Y añadiré una cosa. Como viajo a diario en metro, tengo un montón de historietas simples coleccionadas en la memoria. La mayoría de estas historias las imagino observando a la gente. Me gusta pensar quiénes son y qué gustos tienen. Y por esta razón, me fijo en los libros que leen. Ninguna sorpresa suelo encontrar debido a la abundancia de best sellers, pero de vez en cuando, me cruzo con alguien que lee algo conocido, que uno mismo ha leído alguna vez, sintiendo entonces ganas de compartir impresiones, otras veces descubro un título sugerente y lo apunto… No hay diálogo, solamente la sensación de un vínculo falso, tan débil que ni siquiera puede calificarse como efímero, pero vínculo a fin de cuentas. Últimamente, me encuentro a menudo con lectores de libro electrónico, y me frustra, y me pone nerviosa… miro la pantalla y veo un montón de letras gordas, enormes… y una mano que toca constantemente un botón. Y no veo lo que la persona está leyendo, no sé nada de ella. Tan sólo que va vestido de tal o cual forma y que porta un libro electrónico. Es algo que me resulta un poco triste, qué le vamos a hacer.

9 comentarios:

marañón dijo...

En ese vínculo con lectores desconocidos del metro tienes un relato. Y el último que me leí era tan bueno que me quedé con ganas de más.
saludos a Jose

Vera dijo...

Ja, ja... A ver si quedamos y te cuento lo que pensé para el segundo capítulo, pero tenía algo que ver con los sueños :-)

Alp dijo...

Los medios electrónicos van a cambiar la transmisión de información radicalmente. En ello está lo positivo; lo demás... cada cual sabrá lo que le conviene. Pierdes la opción de cotillear lo que lee el vecino... Ganas la posibilidad de llevar en el bolsillo todos los volúmenes de la Biblioteca Nacional. ¿Seguro que pierdes posibilidades de relación? Además, la estupidez es un estado del ser que no entiende de medios; el estúpido lo será con los medios de hace 450 años, con la Enciclopedia y con los libros electrónicos.
Creo que no deberíamos ponernos melancólicos con los cambios... El movimiento es vida.

Vera dijo...

No sé yo Alp. Tendemos a confundir progreso con demasiadas chorradas. ¿No crees? Cuando en el fondo, nos mueven las estrategias de marketing. Progreso sería conseguir cohetes que sean capaces de atravesar la atmósfera sin estallar… Pero ¡Ay¡, el combustible… ¡Ay!, la energía calorífica…

El librito de marras no es un avance. Podría haber estado en el mercado mucho antes y ahora, podría ser mucho más completo. Estoy hasta las gónadas de “medias tintas”. Y en tecnología, es lo que vende. Que mi ipod es una “reliquia” (comentario de un compañero mío al que saco más de 12 años…). Mira tú que él puede ver pelis en su minipantalla (tamaño 4 x 3 cms) del ipod de ciento y pico Gb…

En mi casa hay red, hay xbox, hay psp, ps2, Nintendo, móviles, tdt y su p madre… Pero si ahora quieres comunicarte guay con tus colegas necesitas una BlackBerry o no… mejor un iphone, o no… mejor un itouch porque te comes la batería escuchando música con el iphone y luego no puedes hablar por teléfono… Aunque, ¿para qué hablar por teléfono si tenemos Stipe? Yo también tengo Stipe en casa y hablo con las pocas personas que lo tienen y lo utilizan… ¡Ay! Si lo tuvieran todos mis colegas!!!... Y si todos mis colegas tuvieran Google buzz podría tener Factbook dentro de Google… y…

Te puedes descargar 700 libracos para “leer” en el cacharro electrónico, ja, ja, y requeteja.

Claro que sí. Yo voy a regalarle a mi suegra la Espasa para que haga fuego en invierno en la casa del pueblo. No sé qué más hacer con ella porque si quiero que mi hija entienda las cosas, utilizo la Wiki o cualquier vídeo de youtube que muestre la deriva continental (tectónica de placas). Pero insisto. El cacharro electrónico para leer novelas está bien, pero me joroba que probablemente el que te compres, estará obsoleto o escacharrado dentro de un par de años.

Y si, me pongo melancólica, qué pasa…

Vera dijo...

Mira, la electrónica lo que mola. Word "autocorrigiendo" Factbook por Facebook y Skipe por Stipe, ja, ja...

la burbuja dijo...

en realidad todo el artículo, pero en el último párrafo en concreto me reconozco haciendo lo mismo

nunca he cogido uno de estos cacharros, pero he leído algún libro bajado de internet en el ordenador (que no será lo mismo) pero no se.. prefiero la tinta impresa, ir pasando páginas y ver cómo avanza el marcador, intercambiar libros con la gente, coger algún libro de la estantería y releer un par de páginas a las que les tienes cariño..
no se, las pantallas son algo frío, como irreal, si se te acaba la batería no tienes absolutamente nada, un libro no puede abandonarte de esa manera

Vera dijo...

Querida burbuja. Bien cierto es lo que dices. El libro acompaña… toda la vida.

En cualquier caso, añado un dato: hoy he conversado con uno de los muchos que ha regalado un ebook. La persona que ha recibido el regalo, en este caso, consume muchos best sellers (que, como todos sabemos, pesan 6 o 7 kg cada uno). Claro está, la persona es feliz con su ebook. Además, los títulos vienen directamente de estos lugares en los que everybody comparte cine, música y libros con everybody sin ánimo de lucro.

Visto lo visto, obviamente, gastas un pastizal en el ebook pero… ¡consigues los libros de gratis!... ¡que están muy caros!

Escuchado esto, he preguntado por qué es caro un libro y no una blackberry, un ipod de última generación y… No hay respuesta. Sencillamente o te gusta comprar libros, o no te gusta. Si no te gusta, son caros. Prefieres pagar 30 euros por una camiseta en Blanco.

En mi caso, tengo más peligro en una tienda de libros que una piraña en un bidé. Me lo compro todo. Aunque no lo lea. Necesito que esté ahí para “cuando lo lea”. Por eso me gustan los libros. Ahora bien, en mi vida he leído infinidad de artículos, papers y libros fotocopiados. Así que todo tiene su utilidad, supongo. Sinceramente me daría igual que en la biblioteca me den un libro o un pdf. Pero de momento, en mi casa, prefiero los libros y seguir comprando con bastante frecuencia en librerías.

Alp dijo...

El "sistema" nos invita a identificar progreso con consumo; desde mi punto de vista, el progreso supone incremento de opciones (que algunos intentan canalizar para ganarse la vida o para forrarse mediante el engaño, según cada cual). En mi caso, procuro ser cicatero.
¿Por qué son tan caros los libros? Ja, ja, ja; no me hagas hablar... El libro ampara múltiples negocios con grandes líneas de intereses: editores, distribuidores, vendedores... Los editores han estado bloqueando el desarrollo de los libros electrónicos por razones obvias, para dificultar la masificación del consumo electrónico de libros. Hace muchos años que La biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Librodot, etc. y, por supuesto, el eMule proporcionan libros en diferentes formatos; yo mismo he leído unos cuantos en mi vieja Palm... (ya está averiada y no la he renovado porque para lo mismo ahora empleo un PC pequeño).
Ahora, por fin, aparecen esos nuevos chismes... Pues muy bien... Lo que no tiene sentido es que las instituciones continúen forzando el consumo de libros, por ejemplo, en los colegios. ¿Sabéis que en el colegio Estudio los alumnos no utilizan libros "de texto" desde hace tiempo?

Vera dijo...

Si, sé lo del colegio Estudio. Y vale, tienes razón. Pero que sepas que los libros que se venden en formato para ebook, cuestan una pasta.

Y gracias a las luchas de titanes (McGraw-Hill, Apple, Amazon...) quizás bajen los precios.

Vamos, que ocurrirá lo mismo con los nuevos que con los viejos.

Cervantes virtual, librodot, ciudad seva... son otra cosa más parecida a las bibliotecas.