5/12/10

"It's life, Jim, but not as we know it".

Dice así la Wikipedia:

"Las cromatiales (Chromatiales), conocidas como bacterias púrpuras del azufre o bacterias rojas del azufre, son un grupo de proteobacterias capaces de realizar la fotosíntesis. Son organismos anaerobios o microaerófilos (es decir, que requieren niveles de oxígeno menores a los que hay en la atmósfera) y se encuentran principalmente en manantiales sulfurosos (brotes de azufre) o en agua estancada. A diferencia de las plantas y algas, ellas no usan agua como agente reductor, así que no producen oxígeno. En lugar de H2O usan H2S (sulfuro de hidrógeno), que al oxidarse produce gránulos de sulfuro, y se puede volver a oxidar produciendo ácido sulfúrico".

También hay bacterias que pueden vivir sin luz ni oxígeno

Cualquier forma de vida en condiciones extremas nos hace soñar con la vida extraterrestre, con la prolongación de la nuestra, con abrazar el universo entero (o embrace the universe, sería más exacto). Hace un par de días, ha aparecido otra de estas extrañas (o amazing, sería más exacto) formas de “vida”, volviendo a activar deseos, ilusiones y, sobre todo, instintos comerciales. Porque como apuntan en Microsiervos (refiriéndose a la parodia de Star Trek), Spok no se cansa de decirle a Kirk una y otra vez que “es vida Jim, pero no como la conocemos”. Así que cuidadín con las especulaciones.

Pues eso. Quizás hay que ser biólogo sin pretensiones para alucinar en colores con las peculiaridades de la estructura íntima de esto que llamamos materia (con su afán de conservación/repetición). Con ese proyecto que parece evolucionar al margen de “nosotros”. Recuerdo en mis años de universidad, cómo me sorprendieron estos organismos capaces de vivir (replicarse) en condiciones más que extremas. Pero jamás se me pasó por la cabeza nada más. Tan sólo guardé cierta sensación de asombro y respeto por la estructura invisible que nos forma (a todos y a todo) y por la enorme diversidad de formas que adquiere en respuesta a condiciones externas siempre cambiantes… Teniendo en cuenta, por supuesto, que tan solo pueden parecen cambiantes desde “aquí dentro”, ya que no podemos imaginar lo que “externo” significa.

Hay mucha poesía en todo esto. Hasta el arsénico puede servir de alimento a una estructura ansiosa por sobrevivir… en un tubo de ensayo.

1 comentario:

Alp dijo...

¿Poesía? Yo no utilizaría esa palabra, pero tampoco "asombro". Arsénico, vida. La paradoja nos persigue...