14/10/12

Hablemos sobre mujeres (capítulo II). Mujeres, seres sexualizados y floreros asexuados.


Me permito colocar aquí, en primera línea los dos comentarios que me ha dejado “Martina Lutero Queen” (anda que vaya nick que te has puesto, maja… ;-)) al post anterior. Lejos de criticar cualquier punto, me dejas pasmá y sin nada que añadir. Va por ti hermosa. Sobre todo, el final me ha dejado patitiesa. Cuanta verdad y qué bien dicho todo. Por cierto, el comentario de “porno para mamás” no lo dice una persona, lo dicen los medios… Así estamos… 

“Muy interesante tu entrada. Sabes que tengo especial fascinación por todos aquellos productos culturales "para mujeres" por todo lo que nos dice sobre qué es ser mujer, cómo deberían ser, con qué sueñan las mujeres o con qué deberían soñar. Quizá por eso siempre, desde que vivo en el extranjero, he intentado mantenerme al día de qué ocurre en España viendo, al menos una vez a la semana, "Corazón, Corazón". ¿Cómo una mujer en la universidad se puede hacer llamar feminista y no estar al día de lo que consumen, de los que les gusta, de lo que se crea para la mujer de a pié? Lo más interesante es que siempre recibí un gran rechazo y crítica por parte del ahora antiguo compañero de viaje por esto. Evidentemente, yo no le hacía ni caso, pero siempre me llamó la atención que una persona que se pasaba los domingos horas viendo los resultados de la liga de fútbol española desde 1ª hasta regional, pudiera criticar que yo viera este programa. Su respuesta es que el fútbol era cultura, que no era lo mismo. Guau! 

En la línea de tu post, creo que históricamente, los productos culturales para mujeres han sido siempre criticados por la sociedad (o mejor dicho, por unas estructuras patriarcales). Eso ha llevado a que la literatura de aventuras entrara con facilidad en el canon literario y no con tanta facilidad los folletines u otra literatura de amores o desamores… 

Me gustaría saber de dónde has sacado eso de “porno para mamás”. Me encantaría leer todo el comentario de esta persona. Le llamo “persona”, aunque claramente es un comentario de un tío. No porque haya una base genética en decir algo así, sino porque asume unas estructuras mentales sobre la sociedad, las mujeres y los hombre, muy marcada ideológicamente. Con esto digo, que lo podría haber dicho una mujer, pero sería más difícil que una mujer tuviera esa posición tan radical con respecto al otro. Por cierto, eso siempre me llamó la atención, el feminismo es una ideología radical, pero el patriarcalismo no. Lo ves, lo mismo, de lo mismo. Anyway! (…) (…) Una última cosa. Me ha llamado la atención eso de que si hay algo que los tíos temen es a las mujeres. Mi situación personal en estos momentos me ha hecho reflexionar sobre algo que no he compartido con nadie aún, pero creo que es interesante. Creo que los tíos crecen viendo y entendiendo a las mujeres como seres sexualizados y no como seres sexuales. Es decir, a través de los medios de comunicación, del porno, de los otros compañeros… se ve a la mujer como ese fetiche sexualizado a conseguir, al que conquistar, a la que convencer para llevarla a la cama o para hacer esto o aquello… es decir, un ser sexualizado, creado para dar placer, pero con poca voz y decisión en lo que ahí está ocurriendo. Lo más interesante es que son las propias mujeres las que se les enseñan desde pequeñas a ser seres sexualizados y no sexuales, principalmente en una educación más conservadora. De hecho, creo que hay mujeres que jamás descubren que son seres sexuales, con necesidades y deseos. O quizá sí lo descubra, pero no lo lleguen a explorar. También, hay hombres que jamás descubren que las mujeres son seres sexuales y, lo que me parece más interesante, los que lo descubren por primera vez, se asustan. Menos mal, que hay también muchos que valoran y demandan eso de cualquier relación que se precie. En resumen, creo que a los niños se les educa para entender a las mujeres como seres sexualizados y no como seres sexuales. Eso de “porno para mamás”, creo que entra en esa categoría. Por un lado, deslegitima lo que la mujer sexual demanda y, por otro, minusvalora y menosprecia un producto cultural para mujeres (literatura erótica, literatura para mujeres, porno para mujeres… como se le llame) y a un significativo grupo humano como son las mamás. Las mamás, según ese término, no son ni siquiera seres sexualizados. Son floreros asexuados”. 


2 comentarios:

arati dijo...

Fantástico el comentario!

vera dijo...

cierto:-)