28/9/11

Neutrinos, chismes, verdad, narcóticos, obstáculos y sinvergüenzas.

No se puede comprender todo en esta vida. No tenemos ni tiempo, ni posibilidades… la mayoría: no es posible disponer de un cerebro superespecial (aunque la mayoría de la gente piense que lo tiene, es mentira).

Dicho de otra manera: nacemos como nacemos. Hay gente lista, muy lista, listísima y hay gente tonta, muy tonta y tontísima. Así son las cosas. Y nada tiene esto que ver con las marcas que nos adornen.

Dado esto, ocurren más cosas. Desde que nacemos, aprendemos en más de un sentido. Somos bichos perdidos en un entorno y, aunque nos lo neguemos, reaccionamos como el resto de los animales y las plantas y los protistas y las moneras y… Es una de esas tres funciones vitales que explican en 5º de EGB: nutrición, relación y reproducción.

Relación: captar señales del medio (externo e interno) y responder a ellas.

Estas “señales” no son más que “información”, de un tipo o de otro, con un código u otro. Información que no controlamos porque nos viene dada, y nuestro cuerpo está preparado para interpretarla… La información es un conocimiento que obtenemos como resultado de esa relación.

Nosotros también somos información, la producimos constantemente (hacemos caca, expulsamos CO2, ocupamos un espacio etc…). También creamos códigos, enigmas, puzzles, diseñamos modelos para interpretar y generar información…

Este cerebro nuestro, además, permite que nos dediquemos a algo más. Supongo que ese “algo más” tan sólo significa “pasar el rato”. Y mientras pasamos el rato nos hemos inventado cosas. A una de ellas la llamamos “informar”. Un “informar” que no consiste en transmitir información vital y relacionarse con el entorno sino en difundir públicamente un acontecimiento, fenómeno, etc…

Y estoy haciendo trampas...

Hago trampas porque, en realidad, lo que sucede cuando alguien “informa” sobre algo (difunde una noticia) no se puede separar conceptualmente del proceso químico (o físico) al que me he referido en los párrafos anteriores. Al menos yo no se hacerlo en este momento. Pero queda claro, espero, que (aún con la teoría de la información por medio) diferenciamos entre un tipo de información y otro.

La información que transmiten los medios, el chascarrillo, la difusión de “noticias”, también genera una respuesta.

Es más, nos afecta.

Otra cosa que nos hemos inventado es la “educación”. Algo que guía, conduce e instruye. Nuestras respuestas biológicas al entorno también guían, conducen e instruyen, pero de otra manera. Nosotros “educamos” (fabricamos "educación") para conducir en uno u otro sentido, para “pasar el rato” pensando que esto o lo otro es el mejor camino para… -en el peor de los casos- encontrar la verdad.

Y la verdad si que es algo (conceptualmente hablando) que nada tiene que ver con nuestra realidad como seres vivos. A mis moléculas les importa un pimiento “la verdad”… Y a los neutrinos, ni te cuento.

Y tras todo este preámbulo (que ya me vale), vengo a ilustrar un hecho: la vida es larga, aprender es complicado, permanecer vivo también; ganar inteligencia cuando se cuenta con pocos medios también, pero hay algo que provoca que todo este camino nuestro sea mucho más complicado; algo que produce fuertes dolores de estómago, que nos hace perder el tiempo y sentir nauseas: la poca vergüenza que tenemos.

Alguna vez dije que hacerse mayor significa “desaprender lo aprendido”. Y añadiría algo más: hay que desaprender lo aprendido para conocer. Porque el camino está lleno de trampas, de púas afiladas, de depredadores, de parásitos, de narcóticos…

Siempre he criticado el “periodismo”. Bueno, siempre no. Hubo un tiempo en el que creía eso de que “la verdad” existía y por ende, tenía que ser “transmitida”, comunicada, … Hubo un tiempo peor en el que llegué a pensar en el “velo” que oculta la “verdad”. La verdad de Platón que se hallaba oculta tras el velo de la apariencia… Y recordando a Heidegger iba más allá: el artista tenía el deber de desocultar el ser auténtico de las cosas. Me cito a mí misma citando a Félix de Azúa:

“Heidegger explica cómo el ser auténtico de las cosas se encuentra oculto bajo el velo de la utilidad y de la verdad científica, y cómo esas operaciones a las que llamamos (por inercia histórica) "las artes" son capaces de destruir la cobertura y la ocultación bajo las cuales los entes permanecen en el olvido, para alcanzar la evidencia...”

Quiero decir… respeto el motivo que impulsa a muchos jóvenes a estudiar periodismo. Lo respeto, de verdad. Es el mismo que impulsa a muchos jóvenes a estudiar bellas artes… Si. Y no.

Porque también hay otro impulso necio y egoísta. Un impulso que surge en esta sociedad nuestra. Una sociedad blanda, ignorante y engreída.

No tengo nombre para ese impulso, pero es destructivo y resulta un obstáculo. Como decía antes, impide que avancemos, impide que veamos, que reflexionemos, que meditemos, que pensemos. Es un narcótico. O quizás lo contrario. Es un estimulador del sistema nervioso. Una raya de coca que te hace bailar y dar brincos. Sin sentido.

Se han publicado estos días muchas noticias en relación a un suceso ocurrido en (creo) Gran Sasso. El proyecto CNGS (CERN Neutrinos to Gran Sasso) permite que un haz de neutrinos viaje a no sé cuántos kilómetros, desde el laboratorio del CERN en Suiza hasta el laboratorio subterráneo de Gran Sasso en Italia. Creo. Y todo esto forma parte de un experimento llamado OPERA que estudia las oscilaciones de los neutrinos.

El suceso es que los neutrinos… parecen ser superlumínicos. Ya está. Los investigadores han publicado resultados para que sean analizados y discutidos (por científicos) y nadie que pertenezca a una comunidad científica ha sacado conclusiones precipitadas.

Eso es todo.

Y aquí vienen los medios.

En España, no nos cortamos. Publicamos noticias como ésta de El País con el siguiente titular: “Revuelo a la velocidad de la luz” y la siguiente introducción: “Si fueran correctos los datos de un experimento de partículas elementales anunciados ayer, se pondría patas arriba toda la física del siglo XX, la teoría de la Relatividad de Einstein habría perdido uno de sus pilares y sería posible viajar al pasado".

Viajar al pasado. Toma ya.

En otros países (por ejemplo, UK) publican este titular: "Those faster-than-light neutrinos. Four things to think about, y esta intro: Having read the paper, seen the seminar and watched the excitement over evidence from the Opera experiment that neutrinos violate the speed limit of the universe, here are four things to ponder".

Sobran las explicaciones, ¿no? Venga, otro ejemplo de Informativos Tele5: "El LHC detecta partículas que viajan más rápido que la luz. El experimento pone en duda la Teoría de la Relatividad de Einstein".

¿El LHC?... Joder, o yo no me entero de nada, o los de Tele 5 menos. No es el acelerador de Hadrones el que se encarga de lanzar protones a Italia… menudo pifostio. Creo…

En fin.

El caso es que yo soy una lerda, con coeficiente intelectual miserable, víctima de una educación asquerosa y supervíctima de unos medios aún no superados… Mi camino hacia la sabiduría es lento, pero los medios no me ayudan. No me ayudan a mí y tampoco a ti.

Ya es hora de mandar a tomar por culo a toda esta gentuza que no tiene ni el más mínimo respeto por la ciencia, que no saben lo que es el rigor, la discreción, la prudencia, el respeto y la vergüenza. Solo hacen daño.

El artículo de The Guardian, es un ejemplo de respeto a la profesión, de buen periodismo… Los de El País y Tele5… sin comentarios. Podrían aprender de la Wikipedia. Valientes sinvergüenzas. Y no digo ignorantes porque eso no es algo de lo que avergonzarse. Ser ignorante es algo normal, tenemos toda una vida para aprender… Pero fomentar la ignorancia sin tener el más mínimo pudor es algo que debería estar penado.

Afortunadamente, el camino lo están marcando otros. Hay que atender a Twitter, a la nueva televisión, a la gente con ganas y entusiasmo que -de momento- anda libre en esta maravilla incontrolable que es Internet. Hay mucho científico, mucho profesional escribiendo en la red. Muchos tienen blogs, muchos aman la ciencia y algunos se asocian. Amazings es el proyecto de 3 personajes que acumulan miles de seguidores en la red… Y este es su acercamiento a la noticia. Echemos un vistazo a los comentarios que figuran en esta entrada y comparemos con los que figuran en "la prensa convencional".

Por lo demás, aquí una comunidad de científicos que comunican lo que pasa… por si alguien tiene interés. Y por desgracia, la única conclusión a la que llegan los sensatos con vergüenza es una: “prudencia” que no atiende a los “chismes”.

1 comentario:

Alp dijo...

Se te desborda la ira... Te veo en la Puerta del Sol, peleando con los guardias.