30/4/13

Descubrir a Richard Feynman. Lawrence M. Krauss – RBA 2012


Comencemos con las presentaciones. Rychard Feynman, muerto hace 25 años, premio Nobel de Física en 1965 junto a Julian Schwinger y Shin'ichirō Tomonaga por su trabajo en electrodinámica cuántica. Lawrence M. Krauss, doctor en Física Teórica por el MIT y brillante divulgador (véase un ejemplo). Ya, el ejemplo dura casi una hora, pero… qué queréis. Lo mismo pensáis que se puede presentar a una persona con una línea. No hijos, no.

Feynman era eso para mí (una línea) cuando me encontré con esta biografía escrita por el Krauss del vídeo ejemplo en la caja de la planta dos de La Casa del Libro. Yo y las cajas, yo y el impulso… A por él, me dije, que es un tipo muy atractivo este Feynman. Y no, no lo pensé por la foto. No sé por qué lo pensé, pero lo pensé. Luego descubrí a Krauss (que me caía bien) como “biógrafo” y, ni más ni menos, a Cormac McCarthy como “copy editor” (lo que viene siendo “corrector”). El nivel de entusiasmo subió al límite. Quizás me enterara un poco de qué iba esto de “la cuántica”.

Después, claro, he visto bastantes trozos de entrevistas a Feynman con el nivel de endorfinas por las nubes; la famosa historia de la flor, su experiencia en el proyecto Manhattan, sus últimos días…, todo me ha parecido marvellous. He creído “ver” hasta sus famosos diagramas. Y cuando digo ver, me refiero, muy probablemente a lo que vería un super hipermétrope astigmático sin gafas. Pero algo es algo. El amor es ciego, dicen.

Las endorfinas siguen en su sitio, además, la primavera ayuda; pero eso de la Cuántica, por no decir la Física en general, la Biología, el mundo, la vida y “yo” como pequeño fenómeno terminan convirtiéndose (como todo) en algo confuso que escapa de mí y me cansa. Me agota. Demasiados caminos y variables para comprender algo. Termino siempre y sin excusa muy mareada y sin saber ni siquiera lo que es un fotón (y eso que estudié ciencias puras y mi modelo atómico era – al terminar bioquímica - el de Schrödinger con correcciones – vale, seguro que es viejuno pero a ver quién es el guapo que me cuenta el actual). Así que me falta valor para intentar escribir aquí de qué va la biografía de Krauss sobre Feynman o, al menos, lo que ha significado para mí leerla. Metería la pata seguro ya en la primera línea. Si ya me cuesta entender (ver, comprender con cierta profundidad) los principios de la mecánica cuántica “clásica”… imaginad lo que supone ni siquiera hablar de la teoría cuántica de campos, o campos continuos… o partícula… o fotón (maldito fotón).

Pero estoy aprendiendo cosas, y voy a intentar contarlas.

Hay cosas bien divertidas en el librito con nombres muy raros (integrales de caminos, lagrangianos o el principio de mínima acción…) que sin embargo arrojan luz sobre cosas también muy raras pero cotidianas en el paisaje de la física cuántica (la incertidumbre, dualidad onda corpúsculo, doble rendija, gato de Schödinger, partículas mágicas que están en dos sitios a la vez y que son dos cosas a la vez…, etc…).  Esta luz, no ha eliminado la borrosidad propia de “lo cuántico”, tan solo me ha hecho ver la cantidad de “obstáculos” que había en mi camino. No sé. Cada uno tiene una cabeza y yo, al menos, me he dado cuenta de que muchas de mis preguntas básicas estaban quizás mal formuladas o bien, lo leído hasta el momento no encajaba en mis patrones neuronales, yo qué sé (o estaba mal explicado, que también).  Si, parece una gilipollez pero no significa lo mismo afirmar que “un electrón puede interferir consigo mismo” en un contexto o en otro. En particular, si hay un esfuerzo previo por hacer entender que los electrones tienen una probabilidad no nula de estar en muchos sitios a la vez, hemos dado un paso hacia delante. Esto (que parece una gilipollez) de hacer ver o, al menos pensar, que el cálculo de probabilidades difiere muy mucho en un mundo clásico y en uno cuántico (y cuando digo “hacer ver” me refiero a “hacer ver sin olvidar las matemáticas”) tiene muchísimo valor para mí. Porque cuando muchos divulgadores hablan del electrón (o cualquier otra partícula) parece que “hace o decide por sí mismo”… Mírale que curioso, que está y no está, pasa por aquí y por allí a la vez. Pues no. Hay unos observables y unas matemáticas que hablan (en varias lenguas) del estado de esos observables en un sistema… un estado que no es clásico matemáticamente hablando, es decir… la probabilidad o el cuadrado de la amplitud de la probabilidad de un estado, o de un camino… Soluciones que no son números reales y medibles,  sino cosas más complejas… que tengo que “medir”, con la incertidumbre que la propia medida arroja sobre lo que en “realidad” estaba pasando antes de medir…

Pero bueno, seguro que ya estoy diciendo alguna gilipollez.

El caso es que, por casualidades de la vida, he tenido la oportunidad de leer al mismo tiempo que esta biografía una serie impagable: Cuántica sin fórmulas (del blog El tamiz). Así mismo la serie Incompletitud ymedida en física cuántica escrita por César Tomé para el Cuaderno de Cultura Científica. No dejaré de agradecer estos felices encuentros, ya que han ayudado a eliminar algunos obstáculos que tenía en el camino (o al menos, así lo he sentido durante un tiempo). Tan solo el hecho de descubrir (gracias a César Tomé en su serie sobre Incertidumbre y a Pedro Gómez-Esteban en Cuántica sin fórmulas) que existen “interpretaciones” a la física cuántica o problemas con la “medida”, me ha hecho respirar; sentirme menos loca o ignorante, plantearme que hay preguntas sobre la “realidad de las cosas” que pueden resultar absurdas en un contexto determinado. Ni siquiera tenía claro que muchas de las “respuestas” categóricas recibidas respondían a una “interpretación” (la de Copenhague). Ignoraba que Heisenberg decía (con las implicaciones que esto tiene) que no tenía en cuenta la “realidad” de aquello que no se puede medir. Tan solo sabía que había gente diciéndome que una partícula pasaba por dos sitios a la vez. Y muy probablemente así sea pero… en definitiva, mi paisaje no es el mismo que antes de dar con este librito sobre la vida de Feynman. Ahora, al menos, sé que mi cabeza estaba más cerca (antes de empezar a entretenerme con estas historias) de la de Einstein, Schrödinger, de Broglie o Bohm. Salvando la infinita distancia, of course… y que, por el contrario, el “calla y calcula” tiene cierto sentido, por no decir que quizás tenga TODO el sentido…

Y es que parecía que todo esto era “magia”. Si. La cuántica llegaba a mis oídos y ojos como “magia” y yo… jamás he creído en la magia sin trucos. También parecía que todo esto no era comprensible para mí por su carácter de “poco intuitivo”. Si hay algo que detesto es esa afirmación de “es muy poco intuitivo”. Y no. Las cosas borrosas son borrosas, no poco intuitivas. Si son borrosas no son A o B. Ni A ni B a la vez, son eso… borrosas. Tan solo tenemos que comprender el tipo de imagen que arrojan y en el contexto que lo hacen.

Por lo demás, el libro es muy, muy recomendable. Por momentos confuso (abstracto quizás) para una mente que no esté un poco puesta en ciencias puras. Aún con todo esto, la vida de Feynman, su vida profesional, es delirante, tanto como lo fue su vida “social”. Y Krauss es un tipo que sigue cayéndome muy bien, igual que McCarthy. No podía salir nada malo de este trío.

3 comentarios:

Oz dijo...

Excelente post, muchas gracias por compartirlo, da gusto visitar tu Blog.
Te invito al mio, seguro que te gustará:
http://heroes-de-accion.blogspot.com/

Un gran saludo, Oz.

Anónimo dijo...

Hola :

Me llamo Jimena San Martín soy administradora de un sitio web. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello me encantaría contar con tu sitio en mi web, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

Si estas de acuerdo házmelo saber enviando un mail a jimena.sanmartin@hotmail.com
Jimena San Martín

RH dijo...

Pasar por aquí siempre me produce dos cosas: desasosiego y placer.
Desasosiego porque me doy cuenta de la escasísima formación que tengo para algunas partes esenciales del conocimiento (sobre todo de un conocimiento científico mínimo)y porque no puedo evitar una sempiterna curiosidad por caminar aunque sea con pasos ínfimos por algunos terrenos como la física, la biología molecular o la filosofía.
Placer porque me doy cuenta de la escasísima formación que tengo para algunas partes del conocimiento que me posibilitan aventurarme sin orden ni concierto en algunos territorios comanches para mí donde puedo encontrar la posibilidad de aprender algunas cosas.
Da gusto pasar por aquí siempre, eso sí. Por cierto, si no me equivoco has dicho tres veces la palabra "gilipollez" y aquí de eso no hay por ninguna parte :)